RAJADOS ¡¡¡¡

 Por: Juan Vitta

Lo que me sorprende con relación a los pésimos resultados de nuestros estudiantes en las pruebas de PISA es que nos estemos dando golpes de pecho y aduciendo razones totalmente superficiales y de forma para explicarle al país-y al mundo- los resultados vergonzosos que hemos obtenido a nivel mundial.

Este es un problema de vieja data y podría sintetizarse diciendo que nadie puede dar de lo que no tiene porque los profesores que tienen a cargo la educación de nuestras generaciones jóvenes son en su mayoría absolutamente ignorantes e incapaces de educar a nadie pues ellos mismos carecen de una buena formación académica.

Con la educación en manos de la incompetencia no podemos pretender que nuestros estudiantes figuren entre los más capacitados del planeta.

Hay que dejar de buscar la fiebre entre las sabanas y tocar a fondo el problema que, así le duela a quien le duela, son los maestros. Y lo son desde hace muchos años.

En los años setentas del siglo XX pasé unos años trabajando en la Alcaldía de Bogota y desde entonces los niños estaban saliendo mal preparados. Sabían de memoria y con lujo de detalles quienes eran  Fidel Castro y el Che Guevara pero ignoraban felizmente quienes habían sido Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander.Y eso mismo se reflejaba en todo lo demás. No sabían escribir ni leer correctamente sino hasta llegar a grados altos de la educación media y con relación a las matemáticas la cosa esa alarmante porque desconocían, prácticamente, la existencia de las cuatro operaciones básicas.

 La educación amenazaba con empeorar en cuanto a calidad pero la ADE,la Asociación de Educadores, que era el sindicato de los maestros, era una fuerza temible que tumbaba a cuanto funcionario se atrevía a “meterle el diente”.Y los burócratas no son muy dados a librar batallas que puedan dar por terminada  su inclusión en la nómina.

Y, en efecto : la educación hoy es una catástrofe y eso ha quedado probado a nivel mundial.

Pero como toda situación es susceptible de empeorar hay que ponerle el ojo a la educación superior que tampoco es que esté formando unos magníficos profesionales y es que no es posible que así suceda por cuanto la materia prima con la que se alimentan los centros de estudios superiores es con la de los estudiantes que se forman en el bachillerato y tal como ha quedado demostrado, esa materia prima deja mucho que desear. Pero también dejan mucho que desear la mayoría de los profesores.

Basta con entrevistar a un profesional recién egresado para darse uno cuenta, a las primeras de cambio, que tiene el nivel académico de un bachiller de los años sesentas así de golpe maneje unas cuantas palabrejas técnicas relativas a su campo profesional.

Pero lo realmente grave de toda esta pirámide de horrores es que el país está siendo actualmente manejado por toda esta mediocridad sacralizada a través de diplomas que conforma en casi un 95% el aparato burocrático encargado de poner a funcionar nuestras instituciones. Por eso es que su funcionamiento cada vez deja mucho que desear si se compara la atención y la efectividad de la gestión actual con la que, mal que bien se obtenía en otras épocas y se obtenía, además, sin estar esa gestión encuadrada en un índice tan alto de corrupción , como es el caso actual porque todo el que llega a un puesto con una mínima proporción de poder lo único que desea es enriquecerse en cuestión de meses .Y si no lo logra se considera un fracasado por no ser millonario antes de los treinta años.

A la larga prefiero que no tengamos que recurrir a someternos a exámenes de PISA para los estudiantes universitarios o para los cientos de miles de funcionarios y empleados que manejan el país. La sorpresa podría ser tan demoledora que es preferible ignorar la realidad. Y eso es lo que han venido haciendo con mucho éxito  todos los Gobiernos.

Acerca Juan Vitta Castro

Juan Vitta Castro