¿Por dónde empezar el cambio?

Ante el desorden que ha llevado al país, al caos,  que pone en peligro la institucionalidad, cabe la pregunta del encabezamiento de esta columna.

Para nuestro entender, es indispensable restablecer el principio de autoridad, reconstruir la pirámide, ordenar nuestra legislación, establecer derechos y obligaciones, respetar la independencia de los tres poderes, enseñar , enseñar y enseñar, que los valores fundamentales son la base y la columna vertebral para construir un país mejor, en orden , la  debe ejercer un líder equilibrado, que inspire credibilidad y respeto, que sepa escuchar y que sus ejecutorias sean imparciales y para cumplirlas si es sí, es sí y si es nó, es nó, que tenga norte y no vacile.

Es indispensable acabar con la reformitis, no se concibe  que una constitución de solo veinte años, haya tenido innumerables reformas, cuando la de Estados Unidos, con casi ciento cincuenta años, solo tiene cuatro o cinco ajustes de actualización, manteniéndose incólume  su estructura. No hay que innovar por innovar, hay que seguir los pasos de lo que ha sido exitoso en el mundo democrático.

Para el  presidente Santos y su gobierno, solo se requiere poner en orden la casa, los ministros y altos funcionarios, tienen y deben ejecutar su agenda, quien no esté preparado o no quiera  hacer gestión, debe dar un paso al lado. No hay tiempo para perder, las locomotoras no han prendido motores. ¿Qué esperamos?

Lección  de Vida

Es precisamente eso, lo que nos entregó nuestra representación olímpica, que con sacrificio y perseverancia nos llevó, emocionados, a ver ondear por ocho veces nuestro tricolor en el pódium de Londres. Una verdadera lección para entender que cuando se hace la tarea bien con metas definidas, con ganas, honestidad, honradez y disciplina, se puede llegar muy lejos y tener grandes satisfacciones logrando el reconocimiento de propios y extraños.

Este ejemplo es para todos: funcionarios, jueces, parlamentarios, políticos, empresarios, clérigos y gente del común. Bien, muy bien y gracias a toda la familia olímpica.

Escandaloso

Por decir lo menos, el balance de utilidades y de ganancias de los bancos, en el anterior semestre. Que obtuvieron 3.4 billones, haciendo gran ostentación con costosos avisos de prensa, pero eso sí, sin mostrar un solo granito de arena como aporte en el campo social. Ayer los colombianos le dimos la mano  cuando estaban en crisis y el reciprocite no se ve, ni se vislumbra. Flaca memoria “Hoy por ti mañana… por mi”, dice el adagio

Posdata

Y con los civiles secuestrados que?, hasta cuando tenemos que esperar para tenerlos en casa? Los queremos a todos libres!

Acerca Hugo Artunduaga

Hugo Artunduaga
A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.