El periplo de Fidel

Por : Juan Vitta Castro

Fidel Castro, sin ninguna duda, es el líder más importante que dio la América Latina durante el Siglo XX y se prolonga con igual brillantez sobre el XXI.

Fidel Castro

Fidel Castro

Es un hombre que desde siempre supo lo que quería y dedicó su vida a conseguirlo con un éxito envidiable. Todo lo que ha logrado se debe en forma exclusiva  a su genial cálculo político y a su excepcional capacidad de estratega. Su paciencia es también virtud que vale la pena destacar.

El hecho de haber pasado ya de los 85 años es apenas un hecho anecdótico. Fidel sigue en el Poder como desde el primer día del triunfo de la revolución cubana y va a seguir ahí todavía un poco de tiempo más.

Tal vez lo que vale la pena destacar es que ya no está al frente del Poder en Cuba pero no es por las razones que todo el mundo resolvió dar por sentadas sin una pizca de análisis. Fidel ya está en otra esfera. En la del Poder latinoamericano.

Desde siempre para Fidel fue una lamentable limitación haber realizado una revolución en una isla que no era, ni mucho menos, gigantesca. Cuba era una isla de menos que tamaño mediano para servirle de escenario a un gigante político que había triunfado sobre una dictadura tropical apoyada por los Estados Unidos. Para Fidel, también desde siempre, su vocación fue gobernar un gran país que incluyera a gran parte de esta América latina y se lo propuso.Y como todo lo que se ha propuesto,lo ha conseguido.

Fidel, a través del “internacionalismo revolucionario” se convirtió en una especie de pirata que intervino en todos los procesos políticos de nuestros países.Y sigue interviniendo.En un principio, a pesar de contar con algunos éxitos moderados, la cosa no resultó.Pero como la paciencia es una de sus grandes virtudes, supo esperar.

Y la espera dio sus frutos porque si ha habido algo torpe eso ha sido la clase dirigente de esta porción de mundo donde el reino de la desigualdad social y la injusticia sentó sus reales no bien consolidada la independencia con relación a la dominación del Imperio español.

Fidel sabía que la cuestión era el tiempo y lo manejó con la inteligencia que lo caracteriza.Lo utilizó para afinar ciertos mecanismos de dominación utilizando como conejillo de indias al pueblo cubano con un éxito enorme.En el Ministerio del Interior cubano se esbozaron , en detalle, los planes de dominación continental, milímetro a milímetro.A ello contribuyó la más exitosa red de inteligencia jamás diseñada en éste ContinenteY de golpe en el mundo.Todo estaba listo para cuando llegara la ocasión propicia .Y Fidel sabía que llegaría.

Para él nunca fue un arcano el manejo, tan torpe como el de las clases dirigentes nuestras, que los Estados Unidos hacían de la política con relación a la América Latina.En el mejor de los casos,le merecíamos la atención que genera un “patio de atrás” y durante décadas pretendieron ignorarnos fijándose en nosotros sólo cuando se iniciaba un proceso que consideraban de carácter negativo para sus intereses.

Pero también, desde hace ya un tiempo largo,ni eso les importa de manera significativa. Tienen demasiados problemas internos y externos que amenazan seriamente su posición de superpotencia única y dominante a escala planetaria para perder el tiempo en estas latitudes.

De ahí que cuando surgió el fenómeno Chávez en Venezuela, les llamó la atención, sin duda, pero fue algo así como puede llamar la atención un acto circense. Chavéz no pasó, en un principio, de ser una especie de payaso con influencia sobre el mercado petrolero. Pero Fidel si sabía cómo poderlo utilizar para lograr a través de él algo que había soñado desde muchos años atrás y aprovechó magistralmente el coctel ideológico embrutecedor preparado por él para los venezolanos. La mezcla de un poco de Bolívar  con Marx,  gotas de Lenin y  una buena porción deCastro logró convertirse en el motor que inició la conquista de buena parte del Continente.

Por fin Fidel veía llegar su momento.Entonces se “retiró “ de la Presidencia de Cuba y encargó a su hermano  Raul de continuar al frente de los destinos de la isla.El debía cumplir con los deberes que le imponía la realización inmediata de su sueño y lo ha hecho con una enorme brillantez.

Logró tomarse la OEA sin reingresar a ella, debilitándola como organismo democrático continental. Gracias a su inspiración han surgido los organismos internacionales que están poniendo distancia entre el sur del continente y el norte. Las brigadas de “internacionalistas” ya se han tomado la educación, la medicina, la seguridad interna y la cuestión deportiva, en por los menos cuatro o cinco países de la región. Cuba, dependiendo económicamente de Venezuela, la Gobierna a su antojo y lo mismo sucede con Nicaragua, con Bolivia, con algunas de las pequeñas islas-republiquetas  del Caribe y tiene una enorme influencia en gobiernos como el de la Argentina,el de Brasil y el de Ecuador. El proyecto Continental sigue su marcha y Fidel, desde sus muchas residencias en la isla debe  estarse burlando de quienes se han creído la historia de su vejez y de sus terribles enfermedades cuando la única grave de sus dolencias  es su adicción al Poder y se encuentra en vías de sanación.

Que Fidel está retirado de la política?.Se requiere mucha inocencia y una buena dosis de majadería para poderlo creer.Y si aun lo duda basta con mirar alrededor.

Acerca Juan Vitta Castro

Juan Vitta Castro