Colombia tratado a tratado, I parte.

Tratado Urrutia Tompson, es el mismo por el cual Colombia  reconoce la independencia de Panamá. Este, que es considerado una vergüenza nacional, en cuanto a tratados se refiere, fue firmado  el 6 de abril de 1914. En este tratado además de fijarse los límites entre los dos  países, se determinaron los derechos de Colombia sobre el Canal los cuales no iban más allá de que los barcos con nuestra bandera lo utilizaran gratuitamente o pagaran una mínima tarifa. Por la pérdida del Istmo, los gringos le pagaron a nuestro gobierno la suma de 25 millones de dólares.

Tratado Pombo, Michelena, mediante este tratado, y en aras de la libertad de comercio y navegación, la Nueva Granada le cedió a Venezuela la mitad de la Península de la Guajira. Como el anterior este resultó altamente perjudicial para nuestro país. Contrario a la lógica dicho tratado fue improbado por el congreso de Venezuela en 1836.

mmmmmm

El Tratado Mallarino -Bidlack. Fue firmado en 1846 y comprometió al Gobierno Norteamericano a garantizar el libre transito internacional por el Istmo de Panamá, así como los derechos de soberanía y propiedad de Colombia sobre el mismo. Con base en este tratado Estados Unidos se arrogó el derecho de desembarcar sus tropas en Panamá en nueve oportunidades entre 1856 y 1902.

mmmmmmmmm

mmmmm

Reina María Cristina

Laudo Arbitral de la Reina María Cristina, se da cuando Colombia y Venezuela deciden someter a un laudo arbitral en España sus diferencias limítrofes. En este laudo Colombia gana por un lado pero pierde por otro, y pierde por manisuelta; pues al ganar el diferendo en 1881, decide en agradecimiento entregarle a  la Reina  un tesoro Quimbaya de valor incalculable, sobre el cual,  después de un acto de contrición y arrepentimiento, hay reclamaciones y  solicitudes de devolución del tesoro a lo que la corona se ha negado.

Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.