El calor de Barranquilla y el 5-0 que creó una ilusión de verano

Colombia-Uruguay: se repite el duelo el próximo 12 de noviembre (Imagen: eluniverso.com)

Ahora cuando se anuncia que el partido entre Colombia y Uruguay volverá al horario de las 3:30 de la tarde, me viene a la memoria el terrible 5-0 que encajó la escuadra celeste ante el combinado nacional en el Roberto Meléndez hace ya 16 años.

Fue una tarde pletórica para los colombianos y de vergüenza y desconsuelo celeste. Desequilibrio total.

Colombia, dirigida por Reinaldo Rueda, buscaba clasificación para el Mundial de Alemania 2006.

El encuentro también se jugó bajo la canícula y la humedad que tanto temen los rivales de Colombia en ese escenario.

Algunos expertos aducen que la hora tiene sus más y sus menos, porque (hoy mucho más que entonces) casi todos los colombianos vienen de Europa y también sienten los efectos climáticos.

Pero la mayoría coincide en que la peor parte se la lleva el visitante. Carlos el Pibe Valderrama, con su habitual desparpajo, sostiene que todavía ni siquiera ha visto un desmayo por la temperatura en el estadio. Mucho menos un muerto.

Como fuere, si hay un rival que lo mire con temor ese es Uruguay. Lo ocurrido el 6 de junio del 2004 resulta difícil de olvidar.

Víctor Danilo Pacheco corrió la cancha como pocas veces lo había hecho, anotó dos goles y se asoció con Mahler Tressor Moreno para hacer sudar la gota fría al abatido equipo de Álvaro Recoba y Diego Forlán.

Tressor, John J. Restrepo y Jorge Herrera se encargaron de completar la mano de goles. Lo curioso, cruel e irónico para Colombia, fue que aquel mítico 5-0 que emulaba el de 1993 en Buenos Aires sobre Argentina, solo resultó una alegría de verano.

Los hechos posteriores fueron un consuelo para Uruguay, porque ocupó el quinto lugar y desplazó a Colombia en la batalla por la repesca intercontinental.

El goleador se quedó con los crespos hechos y el vapuleado ganó el último cupo para Alemania 2006, después de imponerse en la serie con los australianos.

Eran otros tiempos, y desde aquella tarde hasta hoy se dan otras realidades en el fútbol de los dos países. Colombia aborda el cambio y Uruguay todavía anda lento en ese camino.

Pero hablamos del calor y los 32 grados que a las 3 y 30 de la tarde hacen hervir la gramilla del Roberto Meléndez. El 12 de noviembre vuelven a enfrentarse y el recuerdo revolotea.

Acerca Rufino Acosta

Rufino Acosta
Periodista y abogado. Se inició en el programa Deporte al Día, de La Voz de Santa Marta, en 1960. Trabajó con El Informador de la capital del Magdalena entre 1961 y 1964. Fue corresponsal de El Espectador en 1964 y desde 1965 hizo parte de la redacción deportiva en Bogotá, hasta su retiro en 1998. Estudió Derecho en el Externado de Colombia (1965-1969). Afiliado al CPB y Acord Bogotá.