Efemérides: Paul McCartney…

Junio 18 de 1942: Aniversario de Paul McCartney

En el Walton Hospital en Liverpool, hijo de un vendedor de algodón y una comadrona, nace James Paul McCartney Mohin. En vista de que su madre había trabajado anteriormente en ese hospital, se le asignó una habitación privada para ella y su bebé. Para ese entonces, el trabajo de su padre en una fábrica fue clasificado como trabajo de guerra, ya que allí se fabricaban los uniformes, por lo que el nuevo sueldo le permitió alquilar una pequeña casa.

Y así empezó una historia de éxitos. Sir Paul McCartney hoy celebra sus 80 años, y siempre será uno de los Beatles por mucho que haya ido más allá de eso en sus 60 años en el escenario. Sus golpes tras la disolución de la mítica banda son indiscutibles, y le permiten mantenerse activo sin que nadie se atreva a cuestionarlo o sugerirle un retiro, pero los ocho años que compartió con ellos no solo son parte de su historia personal, sino también un capítulo en la historia de la música, aquel en el que cuatro peludos amigos revolucionaron los cánones conocidos, y dieron paso a otro estilo y otra estética frente al público. Hay muchos artistas que superaron los siete premios Grammy que ganaron, pero pocos conservan el aura de revolución que los situó en 2004 como los mejores artistas de todos los tiempos.

A pesar del encierro que vivió en su finca de East Sussex, la vida y la música no se detuvieron para él. Confiesa que se siente afortunado: «Pude escribir, he estado grabando usando geles desinfectantes para manos y con desprendimiento social. Y estuvo bien, porque no me gusta no trabajar». También dijo que estaba muy feliz de poder pasar tanto tiempo con su esposa, su hija y sus nietos. «Yo ya conocía el valor de mi familia pero fue genial poder pasar más tiempo con ellos».

Tiene muchos proyectos, y también muchos recuerdos del grupo con el que empezó todo. Durante años se negó a hablar de los Beatles, pero hace tiempo que se liberó de esos grilletes. «Amo a estos chicos», y aclara que tuvo mucha suerte de haber resuelto sus diferencias con John antes de que lo asesinaran. Se conocieron mientras esperaban el autobús a la escuela, el mismo que recogió a George en la siguiente parada: «Cuán afortunado fui de conocer a este extraño niño al bajar del autobús, que hacía música como yo y que nos complementamos. Los primeros intentos de crear música con él no fueron muy buenos, pero con el tiempo escribimos mejores canciones y pudimos disfrutar del proceso de aprender tanto juntos, que realmente prosperó».

Pero llegó la ruptura, y lo que él cree que es el mayor error que se ha cometido sobre él: «Supongo que cuando los Beatles se separaron, hubo una idea errónea de que todos nos odiamos. Demandar a los Beatles fue horrible. Fue un momento terrible, bebí mucho. Era una locura, pero sabía que era lo único que podía hacer, porque no había otra forma de preservar el arduo trabajo de mi vida, y podía verlo desaparecer en una bocanada de humo. Que yo fui el tipo que destruyó a los Beatles y el bastardo que demandó a sus colegas, era tan común escucharlo, que durante años casi me culpé a mí mismo». Pero salió de esa depresión y de la espiral del alcohol en la que entró, tocó su vida y su fama, y siguió siendo exigente consigo mismo. Pero reconoce que no sabe si le gustaría, en esta era de las redes sociales, ser tan famoso como lo fue antes. En Liverpool vivió 20 años y regresa al menos un par de veces al año a su antigua escuela para impartir clases de composición y para la graduación de alumnos, que en el 2020 tuvo que ser cancelada debido a la pandemia.

Larga vida a Paul McCartney!

Junio 18 de 1946: Nace María Bethânia

Nació en Bahia una de las mejores cantantes del Brasil, una mujer que ha encantado con su voz fuerte durante más de medio siglo. Y para celebrarlo, Maria Bethânia celebró 56 años de carrera en febrero con el primer live de su vida en Globoplay: «¡Fue lindo! Me sentí feliz y a gusto en el escenario. El año que viene, si Dios quiere, jugaremos el doble. Los extraño mucho a todos y lo siento profundamente. Es triste estar fuera, no me gusta. Pero tengo buena memoria, lo que garantiza la grandeza de nuestra reunión. Gracias a todos los que confían en mi canto. Sigo esperando tenerlos y verlos en mi regazo muy pronto».

Poética, habló entre canciones: «La fuerza de mis sueños es tan fuerte que la exaltación renace de todo, y mis manos nunca están vacías. Gracias a todos los que me educaron y me educan. Para los que quieren plantar libremente, la noche es una hermosa fiesta». «Quiero vacuna, respeto, verdad y misericordia».

«Oh bahiana que con sus relámpagos y truenos en canto, cuerpo y palabra, catalizas nuestros dolores. Limpias y arrastras todo lo que nos paralisa. Alimentas nuestros sueños y deseos. Tu sabor, tu coraje, tu firmeza nos trae la certeza de un Brasil que amamos. Del cancionero sin tiempo ni espacio y sin melancolía. Tu 13 de febrero, tan merecidamente celebrado, ahora es nuestro. ¡Marcado en el alma! Buceamos y nos salvamos en tus mares. Oh Maria Bethânia, qué salud es tu gracia. Qué gracia de Dios tenerte en esta vida. Todo mi amor. Tú eres sanación», fueron las palabras de otro grandísimo del canto del Brasil, su hermano Caetano Veloso.

Larga vida!

Junio 18 de 1993: Muere Rafael Mejía Romani

Murió uno de los más grandes exponentes del sabroso porro y del romántico bolero, considerado por muchos especialistas el compositor  romántico más importante de Colombia. Era Marta la Reina que en mi mente sonaba / A sus pies vi la luna, las estrellas las aguas / Y un himno de fiesta, las palmeras cantaban …

Cumbia sobre el mar, un tema conocido popularmente como Era Marta la reina, compuesto en 1962 en honor a Marta Ligia Restrepo, señorita Atlántico elegida reina nacional de la belleza en Cartagena.

Rafael Mejía Romani nació en 1920 en Barranquilla, y en su adolescencia ya era un consumado tiplista que ejecutaba a la perfección bambucos y pasillos. Su trayectoria musical comenzó a los trece años, cuando acompañaba a su padre en el conjunto Remembranza. Luego hizo parte de varios tríos que acompañaron entre otros artistas a Sarita Montiel, y fue haciéndose un nombre.

Para 1945 con el apoyo de Toño Fuentes empezó a grabar con el Trío Serenata. Se grababa en los estudios Fuentes pues no había otros estudios de grabación en Colombia. Inicialmente grabaron música del interior, pasillos y bambucos, música de la región llanera de Venezuela, y música del Caribe pero especialmente boleros. Al concluir estas grabaciones regresa con su trío Serenata en Barranquilla, convirtiéndose en el trío de planta del hotel del Prado durante dos años. El trío se mantuvo activo hasta comienzo de la década del ochenta y sus composiciones empezaron a llenar el pentagrama latinoamericano con temas como Arroyito campesino, tema que cuentan era muy apreciado por el ex presidente Betancur, que en sus tiempos de joven enamorado se lo llevaba en las serenatas a la que sería luego su esposa. Lo invitó a su posesión, pero no se dío. Y  nunca se conocieron personalmente. Sin embargo le mandó una tarjeta de Navidad agradeciéndole por ese tema que compuso en Medellín cuando fue invitado a una finca y le llamó la atención los arroyitos que bajaban de la montaña.

Era una época en que los tríos eran como reyes, admirados por toda la gente, mandaban la parada. Cantaban algunas canciones en inglés para el público gringo, con un mal inglés, pero no le ponían cuidado a eso porque ellos lo apreciaban. A partir de 1957 fue director artístico de Discos Atlantic y grababan a muchos artistas, y grababan de todo, pasillos, mapalé, boleros, guarachas, bambucos, porros, cumbias. Con el sello grababan los Isleños, que estaban interesados en sus temas. En ese entonces lo llamó Santander Díaz y le ofrecieron una buena paga, pero el horario rígido no le gustó pues estaba acostumbrado a trasnochar y no le gustaba que le pusieran horarios, así que acordaron que lo importante era que hiciera el trabajo que se le pidiera. Mientras me quieras tú, lo convirtió en uno de los más notables compositores latinoamericanos, los Isleños la popularizaron como Despierta Corazón, tema infaltable en las serenatas.

Todas sus composiciones nacieron con letra y música al tiempo, y su obra musical ha sido interpretada por grandes figuras. Ha trascendido tan profundamente en el ámbito internacional que ha merecido el honor de que algunas de sus cancines hayan sido escogidas para formar parte de una compilación de Sony donde se destacan las 100 mejores composiciones de todos los tiempos. Incursionó en sus últimos tiempos en la salsa, y quienes tuvieron oportunidad de conocerlo y compartir con él, dan testimonio de sus grades valores como ser humano, su don de caballero y su gran amor por Barranquilla.

En el legado de su vida artística dejó aproximadamente 150 canciones, 40 boleros en total, y grabadas más o menos la mitad. Siempre rechazó que le hicieran homenajes, pues pensaba que la gente no iba a asistir, pero la sorpresa fue que cuando lo homenajearon en el Teatro Amira de la Rosa de Barranquilla en 1998, para entregarle una placa, el teatro estaba completamente lleno, hasta el tope, y se tocaron 20 obras suyas. Fue una sorpresa muy emocionante para él. Y yo digo que fue un homenaje muy merecido.

Quedó además una Fundación con su nombre, que preserva el legado musical del Maestro y las raíces folclóricas de artistas en el país.

Junio 18 del 2010: Muere José Saramago

En la isla de Lanzarote murió el ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998. Uno de mis favoritos. Todos sus libros merecen ser leídos y vueltos a leer. Su historia merece ser conocida. Pero hay un escrito que merece ser compartido:

!Que tire la primera piedra quien nunca haya tenido manchas de emigración ensuciándole el árbol genealógico… Tal como en la fábula del lobo malo que acusaba al inocente corderito de enturbiarle el agua del riachuelo donde ambos bebían, si tú no emigraste, emigró tu padre, y si tu padre no necesitó mudar de sitio fue porque tu abuelo, antes que él, no tuvo otro remedio que irse, cargando la vida sobre las espaldas, en busca del pan que su tierra le negaba. Muchos portugueses murieron ahogados en el río Bidasoa cuando, noche oscura, intentaban alcanzar a nado la orilla de allá, donde se decía que el paraíso de Francia comenzaba.

Centenares de miles de portugueses tuvieron que someterse, en la llamada culta y civilizada Europa de más allá de los Pirineos, a condiciones de trabajo infames y a salarios indignos. Los que consiguieron soportar las violencias de siempre y las nuevas privaciones, los sobrevivientes, desorientados en medio de sociedades que los despreciaban y humillaban, perdidos en idiomas que no podían entender, fueron a poco a poco construyendo, con renuncias y sacrificios casi heroicos, moneda a moneda, centavo a centavo, el futuro de sus descendientes. Algunos de esos hombres, algunas de esas mujeres, no perdieron ni quieren perder la memoria del tiempo en que tuvieron que padecer todos los vejámenes del trabajo mal pagado y todas las amarguras del aislamiento social.

Gracias les sean dadas por haber sido capaces de preservar el respeto que debían a su pasado. Otros muchos, la mayoría, cortaron los puentes que los unían a las horas sombrías, se avergonzaron de haber sido ignorantes, pobres, a veces miserables, se comportan, en fin, como si una vida decente, para ellos, solo hubiese comenzado verdaderamente el día felicísimo en que pudieron comprar su primer automóvil. Esos son los que estarán siempre dispuestos a tratar con idéntica crueldad e idéntico desprecio a los emigrantes que atraviesan ese otro Bidasoa, más ancho y más hondo, que es el Mediterráneo, donde los ahogados abundan y sirven de pasto a los peces, si la marea y el viento no prefieren empujarlos hasta la playa, mientras la guardia civil no aparece para levantar los cadáveres. Los sobrevivientes de los nuevos naufragios, los que pusieron pie en tierra y no fueron expulsados, tendrán a su espera el eterno calvario de la explotación, de la intolerancia, del racismo, del odio por su piel, de la sospecha, de la humillación moral. El que antes había sido explotado y perdió la memoria de haberlo sido, explotará. El que fue despreciado y finge haberlo olvidado, afinará su propia manera de despreciar. Al que ayer humillaron, humillará hoy con más rencor. Y ahí están, todos juntos, tirándoles piedras al que llega a la orilla de acá de este Bidasoa, como si nunca hubiesen emigrado ellos, o los padres, o los abuelos, como si nunca hubiesen sufrido de hambre y de desesperación, de angustia y de miedo. En verdad, en verdad os digo, hay ciertas maneras de ser feliz que son simplemente odiosas» (José Saramago)

Casa dos Bicos es de propiedad municipal aunque fue cedida en el 2008 a la Fundación José Saramago que se ocupó de su restauración, y actualmente es sede de la fundación que lleva su nombre. Las cenizas del escritor se encuentran en la placita junto a la Casa.

———————————————————————————————————————————————————–

¡Sonría!…»Se enamoró de un abogado y perdió el juicio».

Acerca Claudia De la Pava Abad