Ya estamos en la ¡Serie Mundial!

Por: Antonio Andraus

Mets de Nueva York, por la Liga Nacional, y Reales de Kansas City, por la Liga Americana, los contrincantes para el Clásico de Otoño de este 2015. Novenas parejas dentro del campo, pero que juegan un béisbol diferente.

serie_mundial

Suma y resta, dos operaciones matemáticas simples, dos formas más que fáciles que se aprenden en los primeros años de la vida escolar.

A veces, en el caso del béisbol, eso no es tan cierto. O por lo menos, no se cumple a cabalidad en determinados procesos, porque en ocasiones cuando se pierde un pilar de la nómina, llega otro con más bríos, que juega igual o mejor que el que se ha ido, y encaja muy bien en el juego del ajedrez que tiene diseñado el estratega de turno.

Los Reales de Kansas City hace un año perdieron, en su propia casa, frente a unos aguerridos Gigantes de San Francisco, en un séptimo y último desafío de la Serie Mundial, ante un inspirado lanzador zurdo que hizo de todo, para darle la corona de la Cita de Otoño a su novena.

Ese serpentinero, Madison Bumgarner, ‘’maniató’’ a la ofensiva de los Reales ante los más 40 mil espectadores que llenaron el ‘’Kauffman Stadium’’, de Kansas City, encargándose de la loma de los suspiros en plan de relevista, para preservar una victoria valiosísima para los Gigantes, pues se acreditaban la tercera estrella de este nuevo milenio en el béisbol de las Grandes Ligas.

Sumas y restas

Y se pensó entonces, que los Reales se vendrían abajo pocos días después, cuando se anunciaron las salidas de su crédito derecho James Shields; de los lanzadores Jeremy Guthrie y Jason Vargas, del taponero Gregg Holland, por lesiones prolongadas que los mantendrían por tiempo prolongado por fuera de la nómina; del segunda base venezolano Omar Infante, del bateador designado Billy Butler, del guardabosques derecho japonés, Nori Aoki, que se fueron a otras franquicias.

A las conjeturas del momento, Ned Yost, el capataz de los Reales, antes de responderlas, se sentó con pasmosa tranquilidad a pensar en el inmediato futuro de su equipo, y en la medida en que se fueron cambiando las piezas, mostró la paciencia, la tranquilidad y la dosis exacta de optimismo, analizando lo que llegaba a su plantel, para volverlo a moldear con el mismo entusiasmo de siempre y pensar en el desquite, que no es otro, que ganar la Serie Mundial.

Era el momento de las sumas y de las restas, en cuanto a la calidad de los peloteros que salían de la nómina y de los que llegaban. Y en este paso, tan importante, con más ventajas que pérdidas, los Reales consiguieron al lanzador dominicano Johnny Cueto, al boricua Alex Ríos, al cubano Kendrys Morales, a Kris Medlen, Chris Young, Franklin Morales, Ryan Madson, Luke Hochevar y, finalmente, a Ben Zobrist y al abridor dominicano Edison Vólquez.

¿Alcanzarán este año los Reales el título de la Serie Mundial? ¿Derrotarán estos Reales a los Mets en este Clásico de Otoño? ¿Serán los Mets el equipo que volverá a recordar el ‘’milagroso’’ año de 1969?. Fue en 1985, la última conquista de Serie Mundial por parte de los Reales. Fue en1986, último trofeo del Clásico para los Mets. ¿Y entonces? ¿Favoritos los Reales? ¿Favoritos los Mets? Escojan, por favor.

Parecidos pero no iguales

Terry Collins, el estratega de los Mets, también ha trajinado mucho para llegar a la Serie Mundial de este 2015, construyendo paso a paso la novena que ahora disputa de la codiciada corona, tras toda una vida, en cuerpo y alma metido en el béisbol – 60 años de trajín con los bates y las manillas -, muchas veces ganando, otras perdiendo, pero sin perder el norte ni el objetivo.

Los Mets no eran favoritos para ganar la división Este de la Liga Nacional. Eran los Nacionales de Washington. Pero triunfaron en la zona. Tampoco lo eran frente a los Dodgers de Los Ángeles en la serie divisional, pero superando a Clayton Kershw y Zack Greinke, también cruzaron el tempestuoso dúo serpentinero para conquistar el título de la liga. Contra los entusiastas y optimistas Cachorros de Chicago de Joe Maddon, no la tenían fácil y volvieron a triunfar, y de manera categórica, 4 victorias sin derrotas.

Están ahora de cara a la Serie Mundial. Empero, para llegar a esta instancia, hubo cambios y recambios, piezas útiles contratadas para encajar en el sitio donde se les necesitaba y con urgencia, y toda una serie de movimientos que siempre se dan en el deporte profesional del béisbol en la Gran Carpa.

Por eso, cuando llegó el último día de cambios, el 31 de julio pasado, los Mets consiguieron los servicios del cubano, Yoenis Céspedes, un motor incansable a la ofensiva y de poderoso brazo para custodiar los jardines, procedente de los Tigres de Detroit; del experimentado y valioso dominicano Juan Uribe, multifacético dentro del campo interno, y del zurdo Kelly Johnson, buen bate y con poder, que juega en los bosques, en primera, segunda o tercera bases, ambos procedentes de los Bravos de Atlanta; porque Collins sabía que necesitaba puntos de apoyo con el bate y mejorar su cuadro interior, ante la ausencia forzada de su capitán David Wright, que no se sabía a esas alturas de la campaña, si podría o no volver a la alineación; de las posibilidades de canjear de Wilmer Flóres, que finalmente no se concretó, y de otras alternativas que se daban en esos momentos.

Su cuerpo de lanzadores, tan efectivo como lo es, necesitaba de respaldo ofensivo y de una defensiva con la altura y las exigencias del béisbol. Y eso llegó, con las piezas que reforzaron la nómina desde agosto pasado. Ahora están en la Serie Mundial. ¿Les parece poco?

Juegan diferente

Los Reales de Yost tienen el formato de un juego de béisbol con bateo oportuno, buena defensiva, corredores rápidos sobre las almohadillas y jardineros que se desplazan como gacelas para capturar los batazos de los rivales de turno. Su fuerte no es la rotación de sus abridores sino su cuerpo de relevistas, que son intransitables del séptimo episodio en adelante

Los Mets se afianzan en su fortaleza de cuatro ‘’lanzallamas’’ que integran la rotación de abridores de Collins, con los cuales trabajará de principio a fin, buena defensiva, peloteros con buen choque contra las esféricas y unos jardineros que saben jugar al béisbol. Tienen a un taponero excelente para el cierre de los 4 o 5 últimos outs de cada partido.

El venezolano Alcides Escobar, Ben Zobrist, Lorenzo Caín y Eric Hosmer, con el cubano Kendrys Morales como bateador designado cuando se juegue en campo de la Liga Americana, es un camino pedregoso para cualquier lanzador contrario.

Lo mismo ocurre con el perfil de los cinco primeros bateadores de los Mets. Curtis Granderson, David Wright, Daniel Murphy, el limpia bases cubano Yoenis Céspedes y Lucas Duda, es un principio de alineación de cuidado para cualquier serpentinero que suba a la loma de los suspiros. Cuando tengan que usar al bateador designado, seguramente que lo será Kelly Johnson. Pero también podrían ocupar ese puesto Juan Uribe, Michael Cuddyer o Michael Conforto, en el momento en que sea necesario.

Salvador Pérez, el receptor de los Reales, tiene ligera ventaja frente a Travis D´Arnaud, de los Mets, para ‘’capturar a los estafadores’’ de bases. Y Alcides Escobar le da seguridad al campo corto de los Reales, superando a Wilmer Flóres, de los Mets, especialmente por su bateo. ¿Será que en esta posición a los Mets les hará falta el panameño y titular lesionado Rubén Tejada, más por su bateo que por cualquiera otra cosa? Y los que juegan en la segunda base, Ben Zobrist, de los Reales, y Daniel Murphy, de los Mets, están mano a mano. En el primer cojín, Lucas Duda, de los Mets, es considerado más fuerte a la ofensiva que Eric Hosmer, de los Reales, pero eso está por verse. Mike Moustakas, de los Reales, está perfilándose con mejor ofensiva que David Wright, pero las cosas pueden cambiar desde ese punto de vista en la ‘’esquina caliente’’ porque el capitán de los Mets se puede soltar en cualquier momento con su conocido poder con el bate sobre los hombros. Y entre los cuida-bosques de ambas novenas, las diferencias son muy pocas, pero Alex Gordon, Lorenzo Caín y Alex Ríos, de los Reales, son de cuidado con el bate; mientras que Curtis Granderson, Juan Lagares o Michael Cuddyer y Yoenis Céspedes, tienen buen balance a la ofensiva como a la defensiva.

De la rotación

Terry Collins ya anunció la rotación abridora de cuatro lanzadores, para la Serie Mundial, con Matt Harvey, Jacob D´Grom, Noah Syndergaard y el zurdo Steven Matz, a cual más con velocidades promedio por encima de las 95 millas por hora, para los cuatro primeros compromisos; y de allí en adelante, en la misma forma, para los juegos que tengan que desarrollarse en procura de conquistar el cetro de la Serie Mundial.

Ned Yost tiene la encrucijada con sus abridores, con Edison Vólquez, Jordano Ventura, Johnny Cueto, los tres dominicanos, y Chris Young, en ese posible orden, pero que podría variar si los resultados de juegos ganados y perdidos en la Serie Mundial así lo exige.

La fortaleza de los relevistas de los Reales, con el dominicano Kelvin Herrera, Kris Medlen, Ryan Madson, Fanklin Morales, Luke Hochevar y Wade Davis, puede hacer la gran diferencia a la hora de la verdad en las postrimerías de los partidos para los campeones de la Liga Americana; frente al formidable cerrador dominicano Jeurys Familia, y Tyler Clippard, Jon Niese, Addison Reed, y los también dominicanos Hansel Robles y hasta el propio Bartolo Colón, por parte de los triunfadores en la Liga Nacional.

Difícil escoger para dar como ganador a uno de estos dos equipos en la Serie Mundial de 2015. Por cierto, en 9 confrontaciones en el historial de las Grandes Ligas entre los Reales y los Mets, los muchachos de Kansas City tienen 5 victorias frente a 4 derrotas.

Sin embargo, por la calidad de los lanzadores abridores y su hermético trabajo desde la loma de los sustos, nuestra balanza se inclina por los Mets de Nueva York para triunfar en el Clásico de Otoño.

La Serie Mundial se abre este martes 27 de octubre por la noche en el ‘’Kauffman Stadium’’ de Kansas City, en donde se jugarán los dos primeros partidos. El segundo será el miércoles 28. Los tres siguientes partidos, con descanso el jueves 29, se efectuarán en el ‘’Citi Field’’ de Nueva York, la casa de los Mets, escenario que por primera vez servirá como sede del Clásico de Otoño, que fue inaugurado en abril del 2009, los días viernes 30 y sábado 31 de octubre; y domingo 1o. de noviembre. Si son necesarios los partidos sexto y séptimo, habrá descanso el lunes 2 de noviembre, y se harán en el parque de pelota de  los Reales de Kansas, martes 3 y miércoles 4 de noviembre.

Ya estamos pues en la ¡Serie Mundial!

Acerca Antonio Andraus

Antonio Andraus