Una reforma política puntual y segura

Congreso de la República-Senado (Imagen: VBM)

El anuncio que se tramita en el Congreso de una reforma política, centrada, en: “darle representación a las regiones más apartadas, de escaso caudal electoral y buscar la equidad de género, razas y etnias “; me trae a la memoria, una buena tertulia, de unos años atrás, con conocedores del tema y en donde sacamos como conclusión  que con la Constituyente del 91, habían quedado unos vacíos de forma y de fondo, para enmendar.

La circunscripción nacional para el Senado, priva a muchas regiones de una representación real, afectiva y de compromiso, tanto con sus gentes, como con los territorios.

¿Qué vinculo puede adquirir un Senador oriundo de la Guajira, con las gentes del Putumayo, Guania o el litoral Pacífico, cuando muchas veces, los conocen solo en el mapa? ¿Qué compromiso puede tener un Senador electo, con un aporte de 50 o 100 votos, de esas comunidades?

De ahí la propuesta de las circunscripciones regionales, para Senado, en donde se cubriría de representación real, todas las regiones. Esto sin aumentar el número de curules, en la composición de la corporación.

Otro punto que para nuestro entender, frenaría la corrupción y el costo de campañas, además que obligaría a los partidos a organizarse: estructural, ideológica y programáticamente; es el de las listas cerradas. Así se tendría un control político, administrativo y financiero de las gastos electorales en todos sus órdenes: Edilatos, Concejos, Asambleas, Camara y Senado.

De igual manera operaría esta reforma, para la elección de Alcaldes, Gobernadores y Presidente de la República.

Un aspecto que es muy oportuno reglamentar: Las condiciones mínimas de preparación, para aspirar a un cargo de elección. O es posible encontrar candidatos, que con el prurito de tener una “mochila llena de dinero”, muchas veces, sin conocer su procedencia, resulten electos en cargos, con un desconocimiento de sus tareas y funciones, que no garantizan eficiencia en su gestión.

La Democracia, no se puede confundir con “Un Estado Democratero”.

Tenemos derechos, pero también deberes y obligaciones, que cumplir.

Para repensar:

Cuando la necesidad nos arranca palabras sinceras, cae la máscara y aparece el hombre”: Lucrecio.

La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad, sin perjudicar la libertad ajena”: Francos Bacon.

La ventaja que sacarás de la filosofía será hacer, sin que te lo manden, lo que otros harán por temor a las leyes”: Aristóteles.

Solo hay dos fuerzas en el mundo, la espada y el espíritu. A la larga, la espada siempre será conquistada por el espíritu»: Napoleón Bonaparte.

Acerca Hugo Artunduaga

A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.