Jairo Varela:“No tengo ropa para ir a Bogotá”

Ricardo Bicenty, fue uno de los periodistas que más cerca estuvo del gran exponente de la salsa, por eso son muchas las anécdotas y aspectos  que conoce de su vida, pues, por más  de 30 años compartió con él como amigo y como su jefe de prensa. En este reportaje, Bicenty, recuerda entre otras cosas, cómo logró  que el maestro Varela firmara su primer contrato como músico con el sello CODISCOS, uno de los más importantes en capital de la República.

El maestro Jairo Varela, compositor y productor chocoano, dejó una identidad musical única y exclusiva difícil de volver a repetir en nuestro país  (Foto: Archivo particular).

Entre 1978 y 1980 un día un periodista barranquillero, Ricardo Bicenty Travecedo, con su natural curiosidad y olfato periodístico se inquietó por hacerle una entrevista a un compositor y músico que apenas  empezaba a soñar con sus grandes proyectos como artista: el señor Jairo Varela.

Bicenty logró la entrevista con  Varela y a partir de esa conexión entre los dos  nació una gran amistad. Durante una  charla informal, posteriormente, Jairo Varela le pregunta a Bicenty,  si él podría ayudarle a conectarse con una compañía discográfica en Bogotá. La respuesta del periodista fue afirmativa.

La gestión del ex reportero de El Tiempo, con el paso de los días tuvo su efecto al proponerle al gerente artístico de Codiscos, Rafael Mejía Pérez, una entrevista para escuchar el producto del compositor nacido en Quibdó, en el departamento del Chocó.. Al empresario le gustó y sin pensarlo dos veces  le dijo: “Me interesa”.

Bicenty por supuesto le dio la buena noticia a Varela y lo primero que éste le dijo con la mayor humildad fue: “Don Ricardo pero no tengo ropa para ir a esa cita en Bogotá; tranquilo yo le compro un vestido en Bogotá”, le respondió Bicenty. En efecto le consiguió un traje de pana amarillo, con una camisa blanca advirtiéndole Varela que él no se pondría corbata.

El maestro Varela escribía sus canciones en letra mayúscula, como se aprecia en este original cuando creo “La magia de tus besos”. (Foto: Ver Bien Magazin)

Así, se llevó a cabo la cita en las oficinas de Codiscos en Bogotá y se firmó el primer gran contrato de Jairo Varela con su Grupo Niche a comienzos  de 1980, lanzando al mercado  su  gran producción: “Querer es poder”.

Con el paso del tiempo Jairo y Ricardo terminaron siendo muy buenos amigos. Amistad que fue creciendo a tal punto que el hoy el desaparecido y excelso compositor y productor musical le demostró su confianza y agradecimiento nombrándolo como su jefe de prensa y manager.

Esta anécdota, muy apretada en la larga y rica historia de  Varela y Bicenty como gestores, cada uno en lo suyo, del más grande producto salsero en la historia musical de Colombia, cobra importancia en un momento en el que hay que hacer un alto en el camino, para seguir homenajeando permanentemente la memoria de un genio de la composición,  de la música hecha poesía, léase: “Mi buenaventura y Caney”, “Cali Pachanguero”,  “Sin sentimiento”,  “La negra no quiere”, “Cali ají”,  “Gotas de lluvía”,  “Solo un cariño”, “Ana Milé”,  entre muchas otras creaciones.

Ricardo Bicenty Travecedo, el periodista en quien al maestro Varela deposito, durante años,  su confianza como jefe de prensa y amigo. (Foto. Archivo particular).

Cabe reiterar la confianza y el diálogo permanente que sostenían los dos. Tanto que algunas veces Varela le pedía opiniones sobre lo que componía, como sucedió cuando le mostró en una hoja amarilla tamaño carta, escrita en letras mayúsculas de su puño la letra del tema “La magia de tus besos”, uno de sus primeros hits.

Igual ocurrió iniciando este 2012 cuando Varela le dijo a Bicenty por teléfono: “Ricardo usted conoce todas mis canciones –claro que si maestro-. Bien, le cuento que acabo de escribir la mejor canción de mi vida… se la voy a leer”. Esta canción la última y más reciente del maestro  y que por estos días ya es un éxito se titula “Aprieta”.

Dice Bicenty:

“Cada tema de Varela tenía su propio ADN”.

Ver Bien Magazin: ¿En qué año y cómo conoció a  Jairo Varela?

La última imagen promocional del Grupo Niche que dejo Varela en este 2012. De izquierda  a derecha de pie: Mauricio Guerrero, Eddie Saa, Julio López y Elvis  Magno.(Foto: archivo particular)

Ricardo Bicenty: Cuando conocí, al maestro, en 1980, yo acababa  de llegar de Medellín a terminar mi carrera de comunicación en la capital y era corresponsal del periódico El Pueblo de Cali y hacia una ronda semanal por todas las disqueras. En Discos Daro, Josefita Orozco, su jefe de prensa, me comentó que había nacido una nueva orquesta que se llamaba el  Grupo Niche y que si me concertaba una cita con Varela, su director.  Hicimos la entrevista y a partir de ese momento nació una gran amistad, pienso que lo que más nos unió fue el cariño con el que lo traté cuando escribí la entrevista. Lo hice sentir importante, un gran artista cuando apenas empezaba en el mundo de la salsa y la música. Eso Varela nunca lo olvido.

VBM: ¿Quién era en ese entonces Jairo Varela?

RB: Varela era un hombre común y corriente, sencillo, humilde, lleno de ilusiones y sueños que hablaba en cada momento de su Grupo Niche. Ya había grabado su primer larga duración titulado «Al Pasito» con Discos Daro en el 80. Recuerdo mucho la fe y la confianza con que se refería a Niche. Me decía, Ricardo, algún día el Grupo Niche, va a ser el mejor y el más grande grupo de salsa de Colombia, pero necesito que me den una oportunidad. Y ese día, como en su canción, le llegó por fin.

VBM: ¿Cómo tituló ese primer  reportaje con Varela?

RB: No lo recuerdo muy bien, tengo el recorte en mi colección de todos los artículos que he escrito a lo largo de 33 años de vida periodística, pero creo que era algo así: NACE EN COLOMBIA UNA NUEVA ORQUESTA DE SALSA: EL GRUPO NICHE.

VBM: ¿Qué fue lo que más le llamó  la atención del maestro Varela?

RB: La Confianza y la fe que tenía en el Grupo Niche y en sus canciones. Era consciente de que iba a ser grande y a triunfar con su orquesta. Eso siempre me llamo la atención.

VBM: ¿En su opinión cuál era  el gran talento de Varela?

RB: El maestro Jairo era un genio, tenía un talento desbordante no solo para crear y componer canciones, sino para los arreglos, para  estructurar la armonía y la melodía de sus temas; y también para hacer negocios. Jairo transformó el negocio de la música y las orquestas en el país. Además algo que siempre admiré en él es que  a pesar de haber compuesto más de 300 canciones ninguna se parecía. Cada tema de Varela tenía su propio ADN.

VBM: ¿Cuál  fue para usted  la mejor composición de él?

RB: De pronto no fue la mejor pero si la que le cambio la vida y le abrió las puertas del mundo: «Cali Pachanguero». Pero hizo obras maestras como «Un alto en el camino», «Busca por dentro», «Se pareció tanto a ti», «Sin sentimiento», «La negra no quiere» y «A prueba de fuego», donde narra todo su drama en la cárcel.

VBM: ¿Cuál es  la  virtud que destacaría como ser humano?

RB: EL maestro Varela era un hombre muy jodido, con un temperamento muy fuerte, disciplinado, sin vicios, exigente, regañón, pero un buen amigo, un buen jefe, un gran padre. Algo bonito es que no tenía rencores con la gente que quería y que le colaboraba. EL podía regañarte pero a los pocos  minutos te trataba como si nada hubiera pasado. Muy poco dado a alabarte aunque agradecido, tenias que hacer algo muy grande y bien hecho para que se te acercara y te felicitara.

VBM: ¿Qué  le destacaría como amigo?

RB: Varela era un gran amigo, con un gran corazón, él amaba a los que lo amaban, a los que lo ayudaban  y por ellos hacia cualquier cosa. Era dadivoso cuando estaba de buen ánimo y genio. Varela ayudó a mucha gente; recuerdo que un día fui a una reunión de negocios con el doctor Ricardo Alarcón, presidente de Caracol Radio para hablar de la comercialización del disco que el Tino Asprilla había grabado con Niche, y me envió con un computador. Le pregunté   que para quién era, me explico que para un músico que había quedado en silla de ruedas y que cuando la orquesta nació en Bogotá lo había ayudado mucho.

VBM: ¿Qué anécdota  especial  recuerda?

RB: Un día me invito a celebrar con mi esposa Magdalena, y mi hijo Ricardito el 31 de diciembre de 1993 en su casa en Cali. Cuando llegué le dije me imagino que me vas a dar un concierto de Niche con todos sus éxitos y cuál no sería mi sorpresa cuando me contó que no tenía ningún disco de su orquesta.

VBM: ¿En qué época o épocas  trabajó con Varela?

RB: Mi relación con el maestro Varela duro 32 años, pero trabajé varias temporadas con Niche. La primera fue entre 1980 y 1984 como manager y jefe de prensa, pero ese año él decide radicarse en Cali y  me tuve que quedar en Bogotá terminando mi carrera de periodismo. Después nos volvimos a encontrar en 1992 en Cali, yo acababa de retirarme de Guayacán Orquesta y él me contrato como su jefe de prensa; yo vivía en Cali y era empleado de planta de la orquesta. Estuve con él hasta diciembre del 95, cuando lo llevan  a la cárcel. Y la última temporada fue desde el 2009 hasta este momento que me desempeñaba como su asesor de imagen en la capital del país. Aunque debo aclarar que durante los 32 años de nuestra relación siempre estuvimos en contacto, no hubo un solo momento en nuestras vidas en que no nos habláramos y estuviéramos al tanto de todas nuestras actividades.

VBM: ¿Cuándo fue la última  vez que habló con él?

RB: La última vez que nos vimos fue el pasado 5 de mayo en la discoteca Aguapanelas durante la celebración de los 30 años del Grupo Niche. Y por teléfono hablamos el pasado miércoles primero de agosto, yo le había pedido un dinero y estaba pendiente. Lo llamé tres veces como a las 9 de la noche, pero no me contesto. Intenté nuevamente como a las 10 de la noche y logre comunicarme con él.

VBM: ¿De qué hablaron?

RB: En la discoteca Aguapanelas hablamos de nuestras familias, de la orquesta y del concierto de ese día en Bogotá pues estaba muy preocupado por los resultados económicos de las otras presentaciones de la gira en Cali y Buenaventura, no le había ido muy bien.  Quedó contento con la asistencia de la capital del país. Hablamos de las nuevas producciones. Lo esperé como hasta las 4 de la mañana que terminara de cuadrar cuentas con sus asistentes y me fui en el bus de la orquesta hablando con él hasta la calle 170 con autopista norte, nos despedimos y esa sería la última vez que lo vi.

VBM: ¿Alguna vez recibió un regaño de él como jefe?

RB: Si claro, varias veces. Varela era muy exigente, hacia las cosas bien, y esa perfección que aplicaba en la música y en sus canciones, la ponía en práctica en todas las actividades de su vida. Pero no recuerdo un  regaño fuerte que me hubiera lastimado. Además lo respetaba mucho, por eso fui su amigo durante tantos años. Y él también me trataba con mucho cariño. Conoció mi lealtad con él y con Niche y siempre le decía que yo era el hincha numero uno de su orquesta.

VBM: ¿Quién fue Jairo Varela para la historia musical de Colombia?

RB: El compositor más grande de salsa y de música tropical que ha existido en Colombia se llama Jairo Varela, primero por la cantidad de canciones que compuso (más de 500 creadas y 300 grabadas), de las cuales 150 fueron auténticos éxitos nacionales y mundiales. Y segundo, por la calidad temática, musical, armónica de sus canciones y por lo que significaron para nuestra música en todo el mundo. Los artistas internacionales nos empezaron a respetar a partir de Varela y Niche. Recuerdo que en la ceremonia de clausura de los juegos Olímpicos de Barcelona unos artistas españoles interpretaron el tema «Una aventura» del maestro Varela. Eso fue muy grande.

Acerca German Matamoros G.

German Matamoros G.
Periodista con más de 25 años de trayectoria en importantes medios de comunicación como El Siglo (Nuevo Siglo), Revista Semana, Revista Cromos y la cadena radial Todelar, medios en los cuales desempeñó funciones como redactor, editor, coordinador y jefe de redacción en diversas áreas como información general, distrital, política y judiciales; coordinador de temas y portadas de cultura y espectáculos. Es actual director de Comunicaciones Internacionales GM y jefe de prensa de reconocidos artistas nacionales.