Sin prisa, pero sin pausa!!!

(Imagen: Gaceta Médica-VBM)).

El transcurrir de este año, apunta a un afán en recuperar lo perdido del anterior. Esa intención es válida, pero tenemos que observar varios parámetros:

  1. El virus, no se ha ido y está más agresivo que cuando llegó hace 11 meses.
  2. La vacuna, no nos ha llegado y el proceso de aplicación, tiene un protocolo sanitario y logístico que requiere de un tiempo prudencial.
  3. La indisciplina de algunos, ha puesto en alerta  roja las UCI y al personal médico, que además, está agobiado y agotado por el trajín que se les ha impuesto.
  4. La actividad comercial e industrial, deben someterse a una reactivación gradual, pero urgente, para evitar tropiezos, que malogren los objetivos perseguidos. “Quien va piano, va lontano”.
  5. Esta nueva etapa del COVID, nos condena a una catástrofe universal, que golpea nuevamente el empleo y nos conduce a la hambruna. Nuestros líderes, nuestros pensadores, patriarcas y jóvenes, debemos poner la imaginación a funcionar, creando nuevas y efectivas fuentes de trabajo, para ponerle la “trampa al centavo”.
  6. El gobierno, en todas sus esferas: Nacional, Departamental y Municipal, tienen que recargar baterías, para poner en práctica, todas las medidas, normas sanitarias, de activación y demás que sean útiles y prácticas para salir de la crisis. “menos enunciado y más praxis”.
  7. Tarea  similar tienen que ejercer las grandes empresas en todos sus órdenes, pero con mayor énfasis y participación efectiva, los grupos financieros y BANCARIOS, quienes deben recordar que, “el que riega…, recoge…, lo que riega”.
  8. Los Colegios y Universidades privados, deben idearse unos programas audaces y creativos para evitar la deserción estudiantil, haciendo un gran esfuerzo económico y académico, para atraer la participación de sus alumnos.
  9. Los cultos, credos de todo orden, deberían asociarse para crear un “Gran Banco  agrario y obrero”, que beneficien con vacunas y créditos, que realmente les sirva a lo medianos y pequeños emprendedores. Cumpliendo y siendo consecuentes con lo que “predican…, y que muchos no lo aplican”.
  10. Nosotros los de la “Quinta edad”, quedarnos guardados en casita, para evitarles a los hijos y nietos, “juicios de sucesión, con saldos en rojo”.

Para recordar les traigo estos pensamientos filosóficos:

Por encima del talento, están los valores comunes: Disciplina, amor, buena suerte, pero, sobre todo, tenacidad”: James Baldwin.

Hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día; la paz sin la cual el pan es amargo”: Amado Nervo.

La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir”: Henry F. Amiel.

Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón”: Confucio.

Acerca Hugo Artunduaga

Hugo Artunduaga
A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.