La pulla del día

Doctor Petro, su mandato empieza a preocupar.

Y son varias las razones para que muchos bogotanos empiecen a estar inquietos. La primera, que a menos de treinta días de su posesión, se vislumbrar la improvisación en su gestión como alcalde: hoy dice una cosa y mañana recula sobre la misma. Sobre el programa vial de obras de expansión en el Norte de la ciudad, donde ya se cobró la valorización; sin razón alguna, por capricho y en contra de todas las opiniones, detiene usted esta obra; cuando esta ciudad, y lo sabe hasta el más ignorante, necesita ser desembotellada o nos ahogaremos en medio del atasco de carros.

Leer más »

No le exijamos tanto al alcalde Petro

Finalmente al alcalde Gustavo Petro no se le debe exigir tanto. No resulta fácil que construya los mil jardines infantiles que prometió durante su campaña porque casi que tendría que hacer uno por día y eso es imposible; tampoco que en ese tiempo saque a Bogotá, de manera total, del hueco y del atraso en que la dejaron sus dos antecesores, porque eso también es imposible.

Leer más »

El corrupto es el peor delincuente que existe

Los ladrones de cuello blanco, son sin duda, los peores delincuentes que puedan existir en una sociedad. Con su accionar delictivo son más peligrosos que cualquier narcotraficante, que cualquier guerrillero e incluso que un sicario.

Leer más »

¡Adelante estudiantes! ¡Ni un paso atrás!

Uno no puede menos que estar de acuerdo con las marchas que a lo largo del país realizaron los estudiantes contra la reforma universitaria del Gobierno. Y lo debe de estar por varias razones: Porque hicieron una protesta pacífica, abrazando la fuerza pública para que viera que no debía agredirlos y para demostrar que deseaban un trato justo, cosa que lograron alejando de ella a los boicoteadores de las Farc y a los mamertos de izquierda que aun depredan en este país.

Leer más »

Lo bueno, lo malo y lo feo de Petro en la Alcaldía

Si bien es cierto que el nuevo alcalde de Bogotá Gustavo Petro, fue prácticamente un enemigo declarado de Colombia, no solo por su militancia en el M19,- movimiento subversivo que cometió todo tipo de crímenes en nombre de de la democracia-, y porque además estuvo en Estados Unidos haciendo lobby para que ese país no aprobara el TLC con Colombia, también lo es que en medio de la democracia que vivimos ganó la Alcaldía de Bogotá, el segundo puesto más importante del país, en franca lid electoral. Sin embargo y ante la disyuntiva que se presenta desde varios puntos de vista podemos analizar lo ocurrido el pasado 31 de octubre.

Leer más »

Si gana Petro, Bogotá pierde.

Ese será el diagnostico lamentable después del treinta de octubre día de elecciones y del primero de enero cuando se posesione como alcalde en caso de llegue a ganar. Petro es un hábil político y captador de votos, sabe donde aparecerse, en qué momento y con qué versículo electoral, una táctica muy propia de quienes han militado en grupos subversivos. No en vano denuncio a tiempo El Carrusel de las contrataciones para sacar partido de esa situación y lanzarse a la Alcaldía, un plan bien concebido y una oportunidad bien aprovechada.

Leer más »

Que haya serrucho pero no mucho. Es la mejor propuesta

Foto: (Tomada de el Tiempo: Diego Velosa.) “Con Borja que haya serrucho pero no mucho”. No es la  propuesta más honesta, pero de todas maneras es la más sincera. Y se le ocurrió a Ángel María Borja de la Rosa, un aspirante el concejo de la Gloria (Cesar) que es avalado por el Partido Liberal. Como era de esperarse el regaño de los “honestos” dirigentes del liberalismo no se hizo esperar. Y la verdad es que para los electores de un país donde los políticos se asocian con contratistas, con para militares y asesinos para afianzar su poder en cualquier campo, -porque para ellos el fin justifica los medios-, resulta ser la más sincera, porque promete no robar tanto en un lugar donde todos roban mucho. No en vano hace carrera en la boca de cuarenta millones de compatriotas la frase: ...

Leer más »

La Ley 100 es buena, los hampones están en las EPS

Hay que decir las cosas por su nombre y sin temor: la Ley 100 es buena, pero quienes la dañaron fueron los deshonestos que conformaron las EPS y que encontraron en ella el vehículo ideal para enriquecerse a costilla de los usuarios y de las intenciones del Gobierno que confió en ellos y en el buen manejo que le darían al proyecto. Ahí está el meollo del asunto. En un reciente Congreso de Medicina Internacional, realizado en Lima, a raíz de los escándalos que produjo el torcido manejo de la salud en Colombia, los profesionales de otros países se interesaron por conocer el proceso de la Ley 100, entre ellos algunos de México, Perú, Ecuador Jamaica, Honduras, etcétera.

Leer más »