Revolución limpia en la India

La Central de Energía Nuclear de la India.

La Central de Energía Nuclear de la India.

El proceso de crecimiento económico y de industrialización que vive la India ha convertido a este país en una de las economías más dinámicas del mundo, con el potencial necesario para compartir en los próximos años el liderazgo de la economía mundial con China y Estados Unidos.

Por: Jorge Cárdenas Gutiérrez / Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia.

De la India tenemos una imagen que no es: gente con turbantes, vacas sagradas en las calles… Pero el país es otro. Sus grandes desarrollos en áreas como la cibernética, la información, las comunicaciones, la industria farmacéutica, la petroquímica, la biotecnología, así como su experiencia en los campos de la energía nuclear, y el impulso de una clase media con gran capacidad de compra y consumo, son el mejor apoyo para el rápido y sostenido progreso social y económico de esta nación.
Sí, claro; hay problemas de pobreza y de infraestructura social que afectan a buena parte de la población, pero el gobierno los viene enfrentando con más gasto público y más inversión social.

El interrogante científico

En India hay una generación de profesionales muy bien calificados en todas las ramas del conocimiento, que con su dinamismo y espíritu emprendedor están transformando la economía y el desarrollo científico y empresarial del país. Es un movimiento realmente arrollador en materia de resultados, pues los profesionales no sólo trabajan dentro del país, sino en muchos centros de investigación y académicos, situados en distintos continentes. Es una fuerza poderosa, cuyos resultados son indiscutibles. Han cambiado el papel del Estado en cuanto a la promoción del desarrollo y se ha dado una nueva organización al capital, haciéndolo más solidario con el espíritu de renovación que hoy acompaña las políticas de desarrollo económico y social. Es una corriente que cuenta con el apoyo de los líderes políticos y, por supuesto, de los más sobresalientes líderes de la economía privada. Lo que sucede en la India es un reenfoque creativo de su desarrollo.

La gran preocupación es el costo de los combustibles, porque el dinamismo económico y el aumento de la población, han creado una enorme demanda energética, que en una proporción superior al 70% viene siendo atendida con importaciones.
La situación es más preocupante, si se considera que las proyecciones del consumo energético mundial, básicamente petróleo y carbón, indican que hacia 2020, éste aumentará un 30%, y que entre China e India responderán por el 55% de ese crecimiento.

Asegurar un abastecimiento de esa magnitud aumentará los precios de los hidrocarburos, afectando las economías, en especial, las que son importadoras netas de esos recursos. Todos los países son conscientes de que ya no habrá petróleo abundante y barato, y de que su elevado consumo es la principal causa del calentamiento global y del cambio climático. Por eso la necesidad urgente de disponer de energías alternativas limpias y renovables para abastecer el mercado.

La mezcla de biocombustibles

Dentro de este contexto, las autoridades indias buscan atender sus necesidades de energía, mediante una mezcla que incluye la biomasa, la eólica, la hidroeléctrica, la nuclear, la solar y la del hidrógeno. El diesel es el principal combustible líquido utilizado, con 320 millones de barriles por año; luego está la gasolina, que alcanza 94 millones de barriles por año.

Como parte de la solución al problema energético, planean aumentar la producción de energía nuclear del 3% a más del 10% de la producción energética del país. Igualmente, y mediante incentivos y deducciones fiscales, buscan aumentar la utilización de energía cólica que hoy representa el 7.5% de la producción nacional de energía.
En cuanto a los biocombustibles, se proponen producir etanol a partir de caña de azúcar, y biodiésel con base en ‘jatropha’.

La promoción del biodiesel comenzó en 2003, cuando las autoridades gubernamentales se propusieron sembrar 13.4 millones de hectáreas de tierras marginales con jatropha y alcanzar una mezcla del 20% de biodiesel con diesel convencional en 2020.

Inicialmente, el objetivo era sembrar 500.000 hectáreas del gobierno, para luego, y de acuerdo con los resultados obtenidos, iniciar la siembra del resto de hectáreas y la privatización de la producción. Esta etapa se inició en 2008.

El proceso del etanol cuenta con la infraestructura productiva de la industria química y la de alimentos, y por eso está más avanzado que el del biodiesel, cuyas plantaciones para la materia prima apenas se están iniciando.

La rebaja de impuestos y aranceles

Para estimular la construcción de la infraestructura necesaria, hay medidas fiscales como reducción de aranceles e impuestos en proyectos de menos de 1.1 millones de dólares. También estimulan la inversión extranjera directa, para la cual no se necesita socio nacional, porque puede alcanzar el 100% del valor del proyecto.

En 2007, la producción de etanol alcanzó 105.7 millones de galones, y la de biodiesel, con base en jatropha y aceite de palma importado, 12 millones de galones.

En la actualidad, la gasolina se vende mezclada con un 10% de etanol, y hay proyectos en prueba para conocer la viabilidad de la venta de diesel mezclado con biodiesel. La idea es que la mezcla sea del 5% en 2012.

De acuerdo con la nueva política nacional de biocombustibles, pre­sentada en septiembre de 2008, la mezcla utilizada por el parque automotor en 2017, será del 20% de etanol y biodiesel, producidos a partir de materias primas que no compitan con los alimentos.

Para alcanzar ese objetivo, cuentan con disposiciones que desestimulan las importaciones y estimulan las plantaciones, buscando, además, aumentar el empleo en las áreas rurales. Se eliminan tasas e impuestos, se establece un precio de sustentación para la compra del biodiesel y un precio mínimo de compra para las compañías comercializadoras.

Por una energía limpia y renovable

El gobierno estima en 13.4 millones de hectáreas la tierra disponible para jatropha, que produciría 15 millones de toneladas de aceite por año. En cuanto al etanol, se busca producir los volúmenes necesarios para la mezcla del 10% con gasolina en el menor plazo posible, no dentro de varios años.

El alza actual de los precios del azúcar puede atrasar el programa, y también es probable que se presenten dificultades para asegurar el suministro constante de la materia prima de los biocombustibles, entre otras cosas porque el agricultor no cambia fácilmente sus cultivos para producir dicha materia prima, en particular la jatropha, que se demora 3 o 4 años para ser cosechada y en ese período el agricultor no tendría ingreso.

Sin embargo, sacar adelante un proyecto como el de los biocombustibles, en un país con una población de 1.100 millones de habitantes, con un parque automotor gigantesco, y con un consumo inmenso, ayudaría a que la India, tuviera un futuro energético más positivo, y de paso contribuiría a reducir los problemas ambientales que vienen afectando al mundo. Lo importante es que India ha comenzado a desarrollar políticas de apoyo a la energía limpia y renovable y dentro de ella, los biocombustibles.

Tomado de Crónica Universiaria revista de la Univerdidad Sergio Arboleda

Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.