Quisiéramos…  creerles .!!!

Por: Hugo Artunduaga Salas

proceso_paz

El ser humano, por naturaleza tiene un grado de candidez, que en muchos casos, es abusada por los que presumen ser, ” más vivos”. Es la práctica de” el vivo, vive, del mas bobo”.

En el acontecer diario, trajinamos con episodios tan disímiles, que no salimos del asombro, pues los hay en todos los  órdenes, desde el más ingenuo, hasta el más  inverosímil. Por estas calendas, nos han despertado la ilusión, que después de más de 50 años de guerra, podríamos pactar la paz, con el grupo guerrillero más antiguo (viejo) del mundo, la Farc,  que nos ha azotado desde la mitad del siglo pasado.

Será verdad, tanta belleza? Hay, por parte de ellos, real voluntad de paz? Que acciones de reconciliación, van a ofrecer? Si los Elenos, son sus compinches y socios, porque no entran también en proceso y se firma un acuerdo conjunto ?.  Como piensan, desmontar el andamiaje delictivo que tienen funcionando? Como tienen planeado, reparar a las  víctimas? Y de las tierras usurpadas, que? Y de la ” industria del narcotráfico, que?

De otra parte, no es entendible, que el gobierno del presidente Santos, a quien hay que abonarle sus sanos y loables propósitos de buscar La Paz, entregue o conceda beneficios, en detrimento del marco constitucional y jurídico que nos rige por más de varios siglos, que a pesar de sus falencias, que no podemos desconocer y que estamos en mora de exigir del gobierno, parlamento y las altas cortes, en asocio de universidades, gremios y sociedad civil, adelantar un gran debate, que nos lleve a tomar los correctivos, para reencauzar nuestra maltrecha justicia, la lancemos por la borda, inventándonos un nuevo modelo, rotulada pomposamente, como la JEP, la “diabólica santísima trinidad “, que tal, con magistrados designados a dedo por los ” juristas guerrilleros “, los pájaros, tirándoles a la escopeta. Ojo, señor Pte. Santos, no por mucho madrugar, amanece más temprano.

Acerca Hugo Artunduaga

Hugo Artunduaga
A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.