Que no canten más “mi viejo” en la celebración del día del adulto mayor

Por: Guillermo Romero Salamanca

 Foto Banco Mundial/Celine Ferre.

Foto Banco Mundial/Celine Ferre.

Es una canción denigrante. En todas las reuniones para los padres, los abuelos, adultos mayores a los organizadores les parece una genialidad interpretar la odiosa canción de Piero.

“Es un buen tipo mi viejo, que anda solo y esperando. Tiene la tristeza larga de tanto venir andando”. Y son capaces de aplaudir.

“Si mis hijos supieran cuánto odio esa canción, no la volverían a cantar cuando traen el par de medias o una nueva pijama cada año”, manifestaba don Humberto en una celebración de Día del Padre.

El hecho es que a los adultos mayores se les ve deambular sin rumbo fijo. Con miradas perdidas en el espacio. Unos madrugan a los oficios religiosos y otros, simplemente llenan las cafeterías de centros comerciales donde consumen aromáticas y café sin azúcar. Unos, con suerte, son pensionados, otros van al vaivén de los emolumentos que hijos o amigos les quieran dar.

Unos viven en la soledad y unos más andan con algún familiar. Don Miguel, por ejemplo lo cuidan dos enfermeras que se turnan las 24 horas y le preparan algún alimento. Sus hijas simplemente pagan este cuidado, porque ellas no tienen tiempo para atenderlo.

A otros los ven simplemente como una maldición. A Humberto, un gran personaje de la televisión colombiana, deben hacerle diálisis frecuentemente y sus hijos manifestaron que no tenían más dinero para ellas y que esperaban que él se resignara a su destino.

Foto Secretaría Social de Bogotá

Foto Secretaría Social de Bogotá

Hace un año, el caso de doña Ligia Flórez, enferma de Parkinson, conmocionó por unos días al país. Ella fue abandonada en el aeropuerto Eldorado. Allí sus familiares la dejaron en una silla de ruedas, una cobija y unos documentos.

Según la Secretaría de Integración Social de Bogotá, “casi dos personas mayores son “tiradas” a su suerte”.

Ante la grave situación de los adultos mayores, la Alcaldía de Bogotá, adelanta un programa especial para ellos con un acompañamiento sicosocial, desarrollo de actividades recreo-deportivas, artísticas, culturales y orientación de vida saludable.

Son 22 centros y en el 2017 atendieron a 10.829 personas mayores.

El abandono del adulto mayor es mundial. A tal punto que la Organización de las Naciones Unidas tomó cartas en el asunto y declaró el 15 de junio como el Día de Mundial de Toma de Conciencia del abuso y Maltrato en la vejez.

Entre 2015 y 2030, se prevé que en todos los países del mundo, habrá un aumento sustancial de población de personas mayores de 60 años, según ha estudiado la ONU.

“Este crecimiento –dice la Organización– será especialmente más rápido en las regiones en vías de desarrollo. Si hay un aumento de este sector de la población, se puede predecir que aumentarán también los casos de abusos de las personas de edad. A pesar de que es un tema tabú, el maltrato de las personas mayores ha comenzado a ganar una mayor visibilidad como problema en todo el mundo. Aun así, sigue siendo uno de los tipos de violencia menos tratados en los estudios que se llevan a cabo a nivel nacional y menos abordado en los planes de acción contra la violencia”.

La Organización Mundial de la Salud manifiesta también que “el maltrato de las personas mayores es un problema importante de salud pública. Aunque hay poca información sobre el alcance del maltrato en la población de edad avanzada, especialmente en los países en desarrollo, se calcula que 1 de cada 10 personas mayores ha sufrido malos tratos en el último mes. Probablemente la cifra esté subestimada, puesto que solo se notifica 1 de cada 24 casos de maltrato a personas mayores, en parte porque los afectados suelen tener miedo de informar a sus familiares y amigos o a las autoridades. En consecuencia, es probable que todas las tasas de prevalencia estén subestimadas”.

El problema crece al conocerse que muchos de esos maltratos se realizan precisamente en los centros de atención al adulto mayor.

“En una encuesta realizada al personal de hogares de ancianos en los Estados Unidos de América se apunta la posibilidad de que las tasas sean elevadas: un 36% había presenciado al menos un incidente de maltrato físico contra un paciente de edad avanzada en el año precedente; un 10% había cometido al menos un acto de maltrato físico contra un paciente de edad avanzada y un 40% admitió haber maltratado psicológicamente a pacientes”.

No importa que digan que los adultos están llenos de sabiduría, que superan a los jóvenes en muchas situaciones, que fundamentan la paz mundial y que poseen un alto sentido de la nostalgia, lo cierto es que en estas celebridades, simplemente se les entona la odiosa canción “Mi viejo” de Piero.

Acerca Guillermo Romero Salamanca

Guillermo Romero Salamanca