Los que tenían boletos a ganador

¡perdieron! en la Liga Americana

Los Azulejos de Toronto y los Indios de Cleveland, por la corona del nuevo circuito. Los Medias Rojas de Boston y los Vigilantes de Texas, se quedaron esperando una próxima oportunidad.-

Por: Antonio Andraus Burgos

azulejos_vs_indios

El béisbol es el béisbol, y en pocas ocasiones esa disciplina de la era moderna se compagina con los numeritos, con el análisis de los expertos, y mucho menos, con lo que realmente surge en los resultados cuando se desarrollan los partidos sobre los diamantes.

Los Medias Rojas de Boston eran favoritos para ir a discutir la corona de la Liga Americana este año, no tanto por lo que habían ofrecido sobre los parques de pelota después de un tambaleante comienzo y una final de película para capturar el título de la División Este de su circuito, sino por la propia conformación de su novena.

Ni qué decir de los Vigilantes de Texas, un club que fue inestable cuando apenas despuntaba la campaña, pero se fue consolidando de una manera tan categórica, que sus inmediatos rivales lo vieron desprenderse como líder indiscutible de la División Oeste del Joven Circuito, casi un mes antes de que concluyeran las acciones del calendario regular.

Los Medias Rojas fueron los líderes de bateo escoltados por los Tigres de Detroit; encabezaron la tabla de carreras remolcadas; primeros en carreras producidas; cargaron con los honores de ser la novena con mejor slugging en la temporada (número de bases alcanzadas a través de sus inatrapables);  sus lanzadores ocuparon la cuarta casilla en efectividad, pero fueron los que menores cuadrangulares aceptaron en la temporada.

Los Vigilantes fueron terceros en la producción ofensiva en la campaña regular; y segundos en carreras impulsadas; cuartos en rayitas anotadas; y cuartos en bases alcanzadas por sus indiscutibles o slugging; y así por el estilo.

Pero los Medias Rojas y los Vigilantes cedieron el paso para la ronda final por la corona de la liga, a los Indios de Cleveland y a los Azulejos de Toronto, respectivamente, éste último equipo, clasificándose para la ronda de postemporada, al derrotar en el juego de ‘’vida o muerte’’ a los Orioles de Baltimore, otro gran candidato de la campaña que finalmente no llegó.

Estarán ¿mano a mano?

Por esos quienes escogieron con boleto a ganador a los Medias Rojas de Boston y a los Vigilantes de Texas, ¡perdieron!; porque ambos cayeron sin fórmula de juicio, por barrida de 3-0 frente a sus contrincantes de turnos, los Indios y los Azulejos, en ese orden. Pero fue más doloroso para los Vigilantes porque dos de las tres derrotas, fueron en su casa.

Así las cosas, la corona de la Liga Americana será disputada, a partir de este viernes 14 de octubre, entre los Azulejos de Toronto y los Indios de Cleveland, en una final del circuito joven que puede resultar reñida de principio a fin, por las características y calidad de ambos clubes.

Los serpentineros de la novena canadiense tienen mejor guarismo en efectividad que el grupo de la ‘’tribu’’, al mostrar tarjeta de 3.78 contra 3.84 en carreras limpias, ocupando en esa dependencia las dos novenas, el primero y segundo lugar del circuito; los Indios superaron a los Azulejos en la campaña regular al conquistar 94 victorias contra 89; pero en cuadrangulares, los ‘’pájaros’’ canadienses martillaron 221 ‘’bambinazos’’ contra 185 de la ‘’tribu’’; mas en vuelacercas permitidos por los lanzadores, los caciques de Cleveland aceptaron 186 contra 201 tablazos de circuito completo de los Azulejos, mientras que ofensivamente quedaron exactamente igualados en la campaña, bateando ambas novenas para 262 de promedio.

Fácilmente se puede observar que hay equilibrio en los dos equipos y que si bien es cierto que la alineación regular de los Azulejos mete miedo a cualquier rival, especialmente por su producción de cuadrangulares, con Josh Donaldson, los dominicanos José Bautista y Edwin Encarnación; el venezolano Ezequiel Carrera; Troy Tulowitzki, el receptor canadiense Russell Martin, Kevin Pillar, Melvin Upton y Darwin Barney, entre otros peloteros destacados; en los Indios la oportunidad de despachar batazos a cualquier lugar del diamante, para remolcar carreras de manera oportuna, es contundente, como suele ocurrir con el bate de Rajai Davis, Jason Kipnis, Mike Napoli, Lonnie Chisenhall, Brandon Guyer, y de los dominicanos Carlos Santana y José Ramírez; y de los puertorriqueños Francisco Lindor y Roberto Pérez, quien le ha rendido muy bien al club reemplazando al titular en la receptoría, el brasileño Jan Gomes.

¿Están las novenas mano a mano para la contienda por la corona de la Liga Americana? Si nos atenemos a los numeritos y a las actuaciones de los dos clubes en la campaña regular, parece que sí. Pero… pero… pero… sólo habrá un campeón de la Liga Americana.

De los lanzadores

John Gibbons, el estratega de los Azulejos, anunció para el primer partido de la Serie por el Título de la liga, señalada a siete desafíos para declarar campeón del circuito al club que alcance cuatro victorias, seguidas o alternadamente, que utilizará el veterano derecho mexicano Marco Estrada, el mismo que amarró a los Vigilantes en el primer juego de la Serie Divisional, trabajando en ocho episodios y un tercio, permitiendo apenas 4 inatrapables, 1 carrera, no otorgó bases por bolas y retiro a 6 bateadores por la vía de los buenos lanzamientos.

Terry Francona, el capataz de los Indios, por su lado, confirmó que para el primer compromiso de la final por la corona del circuito, llevará a la lomita de los sustos al derecho Corey Kluber, quien laboró 7 episodios en el segundo encuentro frente a los Medias Rojas, permitiendo apenas 3 inatajables, sin permitir rayita alguna, con 3 transferencias otorgadas y 7 bateadores abanicando la brisa.

Ninguno de los dos técnicos anticipó los nombres de los serpentineros que irán en los juegos siguientes de la final. Pero es confiable en que A.J. Happ será utilizado para el segundo partido por parte de los Azulejos y que Trevor Bauer lo hará por los Indios. Pero todo pueden cambiar horas antes de cada encuentro, por decisión de los respectivos pilotos.

Para redondear el pro y el contra de esta gran final por la corona de la Liga Americana, hay que dejar bien claro que hay una aparente ventaja para los Indios, dado que los dos primeros juegos serán en su casa, pero que si en uno de ellos triunfan los Azulejos, entonces cambiará el panorama, porque los tres partidos siguientes tendrán como escenario al parque de pelota de Toronto.

El calendario

El primer juego de la Serie por el Título de la Liga Americana, se efectuará este viernes 14 de octubre, en el diamante de los Indios, en Cleveland, a partir de las 8 de la noche, hora del Este de los Estados Unidos.

El segundo partido será sábado 15, en el mismo escenario. Los equipos descansarán el domingo 16. La final se reanudará en el Roger Centre de Toronto, en donde están anunciados los desafíos tercero y cuarto, lunes 17 y martes 18; y si es necesario, el quinto, será el miércoles 19.

Si son necesarios los partidos sexto y séptimo, las novenas descansarán el jueves 20; y vuelven a Cleveland, para jugar el viernes 21 y el sábado 22 de octubre.

Esa mirada general que le hemos hecho a esta serie por el campeonato de la Liga Americana, y por el escrutinio personal y subjetivo que le aplicamos a las dos novenas, nos inclinamos en considerar a los Azulejos para conquistar el cetro de la Liga Americana más por la experiencia de casi toda su nómina participante que por cualquiera otra consideración especial.

Pero recuerden una vez más que el béisbol da tantas sorpresas, que casi siempre nos gana la partida, en cuanto le sea posible… y a ello nos exponemos nuevamente.

Acerca Antonio Andraus

Antonio Andraus