Los goles de Messi

Por: Rufino Acosta Rodríguez

No es por amargarles la celebración a los seguidores del argentino Lionel Messi por su hazaña goleadora en España, pero en eso de las marcas abundan las razones para discutir. Un hecho incuestionable es que, a la luz de las cifras globales, Messi, con 253 anotaciones, superó el registro histórico del español Telmo Zarraonandia Montoya (simplemente Zarra) de 251. Sin embargo, al profundizar el punto, con base en datos que suministra La Vanguardia de Barcelona, se podría concluir que no hay tal en estricto sentido, porque mientras Zarra hizo los suyos en 277 partidos, Messi los consiguió al cabo de 288, y no es lo mismo. La diferencia de 11 juegos establece un desnivel importante.

Los promedios también tienen su cuento. Messi lo fija en 0.77 en tanto que Zarra lo dejó en 0.91. Me parece entonces que el legendario jugador de origen vasco todavía se mantiene en el podio integral. Claro, son sutilezas, dirán. De todas maneras, ahí queda la inquietud para el análisis. Como fuere, Messi ya tiene un lugar de privilegio en la leyenda.

Marca.com desmenuza las ejecutorias de Messi  y recuerda que incluye 52 dobletes (contra 54 de Zarra), 17 tripletas y 3 cuartetas. Por cierto que su único rival activo en esta tabla de los inmortales de la artillería es el portugués Cristiano Ronaldo, quien en 176 encuentros ha convertido 197 goles, con media de 1.11, bastante arriba de la de Messi. A pesar del ritmo de producción devastador del lusitano en los actuales momentos, parece improbable que pueda reducir la desventaja de una manera sustancial de buenas a primeras. Se trata de un largo trecho. Son 56 conquistas que pesan toneladas y Messi también sufre el síndrome del “gol irritable”. No deja de inflar redes. Se plantea por lo tanto un duelo intenso y maratónico.

Una emulación similar se presenta con los goles en la Copa de Campeones. Messi fue el primero en desplazar al español Raúl, quien durante su gloriosa etapa con el Real Madrid llegó a convertir 71. El argentino ya está en 74, mientras que Cristiano Ronaldo apenas acaba de empatar el viejo registro.

En esto de las hazañas ante el arco también viene a cuento el debate sobre si antes era más fácil  inflar las redes, como dicen los poetas del balón. Algunos expertos acogen esa opinión tras argumentar que el juego era más lento y no existía la severa e implacable marcación de hoy.  Es un concepto que no comparto. En absoluto. Pienso que en todas las épocas siempre será difícil hacer una anotación porque desde tiempos inmemoriales uno de los principios básicos del fútbol fue mantener el cero en la valla propia.

Me reafirmo en la creencia de que nunca podrá hablarse de batir una marca si somos rigurosos. Las circunstancias jamás serán iguales. Desde luego,  el encanto está en atenerse  a los números. Lo demás pasa de largo

Si de fútbol hablamos…

*Me gusta el regreso de MacNelly Torres a las canchas colombianas, después de su petro aventura por Arabia Saudita. Tal vez logre recuperar su ritmo de juego y entrar de nuevo en la lista de los elegibles para la escuadra tricolor. Todavía es un jugador útil, apenas bordea los 30 años de edad y tiene talento. Bajo el comando de Alexis Mendoza, el flamante timonel del Junior, el experimentado centrocampista tendrá la oportunidad de la reconquista.

*A una elevada dosis de fortaleza tuvo que haber apelado Radamel Falcao García para superar los momentos difíciles que le han impedido volver a las canchas. Cuando se creía que estaba listo para el regreso ante Arsenal, una nueva lesión se atravesó y el técnico Louis Van Gaal dijo que necesitaría por lo menos de dos semanas más de receso. Una infortunada contingencia que sin duda puso a prueba la determinación del gran goleador. El Tigre debió guardar reposo y someterse a tratamiento. Eran problemas musculares (de pantorrilla) que al parecer nada tenían que ver con la operación de la rodilla. Ya parece que vuelve la luz y estaría a punto para jugar. Esperemos que logre su total recuperación y pueda reaparecer con las garras afiladas.

*No soy enemigo de ese tipo de  experiencias.  Ni más faltaba. Es el deporte más popular y tiene bien ganado su espacio. Creo, empero, que hay un sesgo, porque la mayoría de los seminarios deportivos en el país son sobre fútbol, casi siempre con los mismos “expertos” y la milonga habitual. Traen expositores del sur del continente, repiten el cuento y todo el mundo feliz. Creo que la tendencia se nutre del afán de los nuevos en el oficio por entrar al pontificado. Me parece que ya es tiempo de olvidarse un poco del balón y meterse en otros terrenos. O por lo menos de cambiar la fuente alimentadora.

*James Rodríguez se acerca a los puestos de avanzada en la tabla de goleadores del fútbol español. Cinco tantos en la Liga y dos por Copas ratifican sus virtudes a la ofensiva. Está a punto de meterse en el grupo de su compatriota Carlos Bacca, quien parece haber capeado aires de tormenta con  el técnico Unay Emery en el Sevilla.

*Volví a la reportería, tal vez la modalidad de trabajo de mayor deleite y exigencia en el periodismo, para acompañar al nieto menor que inicia sus aventuras por las canchas bogotanas con la escuela de Dinhos. Es otro mundo. Niños felices que corren detrás del balón, ganan, empatan o pierden, y después van a los columpios para divertirse como si nada. Nadie se siente derrotado. ¿Eso qué es? Padres que se angustian, sudan, sufren, gritan, agitan al árbitro y quieren desplazar al técnico. Confieso que volví a vivir sensaciones que solo ofrece este oficio, el mejor del mundo como dicen que dijo Gabriel García Márquez. Y todo por obra y gracia de los goles de Samy y sus amiguitos.

Acerca Rufino Acosta

Rufino Acosta
Periodista y abogado. Se inició en el programa Deporte al Día, de La Voz de Santa Marta, en 1960. Trabajó con El Informador de la capital del Magdalena entre 1961 y 1964. Fue corresponsal de El Espectador en 1964 y desde 1965 hizo parte de la redacción deportiva en Bogotá, hasta su retiro en 1998. Estudió Derecho en el Externado de Colombia (1965-1969). Afiliado al CPB y Acord Bogotá.