Los Filis y los Medias Rojas, ¡sin ruta ganadora!

Dos de las novenas más cotizadas entre los expertos para la temporada del 2012, están de capa caída, tanto para sus seguidores como para los críticos.-

Cuando concluyen los entrenamientos primaverales y las puertas de los campos de prácticas se cierran, tanto en Arizona como en la Florida, entonces los expertos y seguidores de las 30 novenas que integran la nómina del béisbol de las Grandes Ligas, hacen cábalas, desarrollan conjeturas y se aventuran, en muchas ocasiones a riesgo de equivocarse, y muchas veces eso ha sucedido, a expresar pronósticos que a la final de la campaña no se cumplen.

Pero pensar, cuando apenas se está llegando a la mitad del calendario regular de juegos, que hay dos clubes denominados favoritos para llegar por lo menos a la disputa de la postemporada, que su accionar no es lo que por lo menos se estaba esperando, y que cada día se evidencia la falta de continuidad sobre los diamantes, deja mucho que pensar, y desde luego, mucho que desear.

Septiembre negro del 2011 fue para los Medias Rojas de Boston, cuando inexplicablemente la estantería del juego regular y competitivo de la novena, se vino a pique, incluyendo, como se pudo conocer varios días después de la debacle, que el origen de todo fue cierto grado de indisciplina por parte de sus integrantes en la propia casa de competencia, algo laxo que se presentó en materia de organización y de ejemplo deportivo que, al final de cuentas, le costó el puesto al capataz general del club, Terry Francona, el estratega que guió a los ‘’patirrojos’’ a la conquista de dos Series Mundiales, abriendo este nuevo siglo beisbolero en la Gran Carpa, algo que la divisa no alcanzaba desde ocho décadas atrás.

Pero en cuanto al segundo equipo que está por debajo de lo esperado por los expertos y los críticos, es la actuación de los Filis de Filadelfia que, conservando su estructura deportiva con la mayoría de sus peloteros regulares, lentamente ha cedido terreno de manera dramática, y ahora se convierte en un club poco confiable para llegar a la fase de la disputa por la corona de la Liga Nacional, cuando todos lo incluíamos como una novena lo suficientemente capaz para afrontar la campaña, con el rigor de contar con un buen plantel y una clase beisbolera digna de estar en la postemporada de este 2012.

En ambos casos, los expertos se están devanando la cabeza para saber en qué parte de los objetivos, tanto los Medias Rojas como los Filis, no han encontrado la línea de las victorias que  vuelva a colocarlos en plan de verdaderos rivales de valía en sus presentaciones de la temporada.

En los Medias Rojas

Salió Terry Francona y llegó a ocupar el mando Bobby Valentine, un hombre veterano no solo conduciendo los hilos de equipos en Grandes Ligas, sino también en Japón, en donde estuvo al frente de una novena que dejó bien sentado su nombre como estratega de la ‘’pelota caliente’’.

Nadie tiene de momento una explicación satisfactoria para encontrar a los Medias Rojas ocupando el último lugar de la División Este de la Liga Americana, siendo que el equipo conjuntamente con los Yanquis de Nueva York y los Rayas de Tampa, se alzaban con buenos pronósticos para ocupar los puestos de privilegio de la contienda en ese sector del nuevo circuito beisbolero de las mayores. Pero eso se observa solo sobre el escritorio, porque cuando se está sobre el campo de juego, hay otras formas visibles de observar el bajonazo que ha tenido el equipo.

Pero es que nadie puede olvidar en este balance, que la salud no ha sido, ciertamente, un buen punto de apoyo para los Medias Rojas, y que varios de sus titulares han permanecido por fuera de la alineación regular, obligando al técnico Valentine a cambiar, con demasiada frecuencia, su nómina de juego en tantas veces, que ya la cuenta se nos ha olvidado.

Y nos preguntamos, ¿es que acaso las nuevas unidades han decepcionado totalmente en su trajinar beisbolero? No lo creemos, y por eso es que se hace más visible la decadencia en el sistema competitivo del equipo, especialmente cuando hay que improvisar, hay que aceptar obligadamente cambios, hay que buscar mecanismos de compensación que en muchas ocasiones no funciona. Todo eso hace parte de esta ‘’mala hora’’ que viven los Medias Rojas, pero sobre cuya divisa todavía se puede esperar una gratísima recuperación, porque una plantilla que cuesta más de 170 millones de dólares anuales, no se puede dar el lujo de ceder puestos de privilegio y de competencia, sin hacer algo por recuperar el terreno perdido.

Empero la salud de su contingente será, indiscutiblemente, la base fundamental para esperar que los días de más y más victorias lleguen para Boston. De lo contrario, seguiremos viendo en la temporada aun club diezmado en casi todos sus frentes y que cada día le será más difícil trepar la difícil cuesta qué es pertenecer a la División Este de la Liga Americana.

Y en los Filis

Pero en el caso de los Filis de Filadelfia, la verdad es que Charlie Manuel, su orientador general, está sumamente preocupado por la situación del club, igualmente ocupando el último peldaño de las posiciones también en la División Este pero de la Liga Nacional, cuando de manera conjunta, el equipo tiene las herramientas suficientes para cumplir con un mejor desempeño dentro de los diamantes de juego.

El simple hecho de contar con la poca efectividad de uno de sus lanzadores estrellas en la rotación abridora, como lo es el caso del astro zurdo Cliff Lee, quien en once salidas a la loma de los sustos en lo que va del año, no ha podido conquistar un solo triunfo y acumula 3 derrotas, deja mucho que desear.

Eso es solo para citar una muestra de la poca contundencia y resistencia que han ofrecido los Filis sobre el terreno de juego. Y si a ello le sumamos que ofensivamente el equipo no ha respondido en los momentos en que cuentan con hombres en circulación sobre las bases para producir carreras, pues apaga y vámonos.

De tal manera que los Filis tampoco encuentran la ruta ganadora en este 2012, y sus aspiraciones de por lo menos llegar a la postemporada, algo que es vital para la honra de sus propios integrantes, lentamente se ha venido aplazando y posiblemente, se esté esfumando en los actuales momentos, porque frente a muchas derrotas con la posibilidad de obtener un triunfo en estos dos meses largos de competencia que va de la campaña, podrían ser cruciales a la hora de compilar las estadísticas de la novena en la última semana de septiembre.

Mientras los Yanquis de Nueva York, los Rayas de Tampa, los Tigres de Detroit, los Medias Blancas de Chicago, los Rancheros de Texas y los Angelinos de California, están ofreciendo el espectáculo que le gusta a su afición, en la Liga Americana; también los Nacionales de Washington, el club a derrotar en la Liga Nacional; los Rojos de Cincinnati mostrando su buena solvencia beisbolera, y los Dodgers de Los Ángeles, que se levantan de sus cenizas, en el Viejo Circuito, hacen del béisbol una verdadera muestra de clase y de talento, los Medias Rojas y los Filis se están quedando regazados en una campaña en donde, por el perfil e integración de sus nóminas, están llamados a ocupar una mejor posición en sus respectivas zonas de juego y de sus propias ligas.

Septiembre está lejos. Eso es más que cierto. Pero el problema a lo mejor no está en ganar o perder en  la campaña, es más que todo por la forma en que se vienen desempeñando las dos novenas, hasta lo que va del calendario regular, simplemente ofreciendo un rendimiento por debajo de lo esperado y de lo normal, teniendo con qué ofrecer ambos clubes mayor fortaleza y más victorias para bien de sus divisas y de su propia afición.

Ya veremos de aquí a un mes si nuevos vientos soplan por los lados de Boston y de  Filadelfia. Pero por ahora, las cosas no se ven muy claras que digamos para ninguno de los dos afamados equipos de las mayores. Todo dependerá de la salud de sus peloteros en Boston y de la reacción que tanto los lanzadores como la ofensiva de Filadelfia puedan ofrecer de ahora en adelante.

Acerca Antonio Andraus

Antonio Andraus