¡¡Lo inverosímil de nuestro mundo-país!!

Iván Duque, Presidente (Imagen: Presidencia)

Con el transcurrir de los aconteceres diarios en el campo político – jurídico, vamos a necesitar un “código individual”, para que satisfaga a cada uno de los implicados y a sus defensores, ante el arsenal de intereses que también polarizan a nuestra sociedad.

Da tristeza que hayamos perdido el respeto por las instituciones legítimamente constituidas, que con errores y defectos, son los entes que nos rigen y sus mandatos, así no sean de nuestro gusto, tenemos que aceptarlas y controvertirlas, dentro de su órbita, con soporte real y legítimo.

Hemos convertido absurdamente los medios y redes de comunicación, en el escenario para debatir, sin guardar la altura intelectual, antes por el contrario sembrando cizaña, odio y polarización.

¡Actitud censurable, por donde se le quiera mirar!

El confinamiento al que nos obligó el coronavirus, nos ha alterado el sistema nervioso, pero los que tenemos responsabilidades, no podemos ampararnos en ello, debemos centrarnos y apoderarnos.

No podemos perder los estribos y menos ampararnos sin responsabilidad en los medios, para lanzar oprobios y falencias contra los estamentos del estado y personas naturales.

¡Ya es hora de sentarnos a pensar y dialogar¡

El Ejecutivo, con el Presidente a la cabeza y su equipo de gobierno, se deben reunir en “retiros espirituales”, para revisar los contra de sus actitudes, acciones y ejecutarías.

Utilicemos el término de moda de la “re-invención”, para adentrarnos en las acciones mediatas e inmediatas, para corregir errores pasados.

Los retos son muchos y deben afrontarlos con mucha audacia y con programas estructurales de largo alcance.

Las otras ramas del poder público, deben hacer la misma tarea.

¡Las circunstancias no dan espera¡

Esas las razones que nos conducen a apresurarnos con acciones que garanticen superar la crisis, pero con un liderazgo a la altura de las circunstancias. Ese liderazgo lo debe ejercer el Presidente de la República.

!!Mande Ud., dr. Iván Duque!!

Para repensar:

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”: Albert Einstein.

Dormía, y soñaba que la vida era alegría; desperté, y vi que la vida es servicio; serví, y vi que el servicio era alegría”: Rabindranath Tagore.

La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad; solo la luz  puede hacerlo. El odio no puede expulsar el odio; solo el amor puede hacer eso”: Martin Luther King

Acerca Hugo Artunduaga

A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.