¡Las inversiones de Invierno que no se notan en el Otoño!

Por: Antonio Andraus Burgos

Los Reales tienen la ventaja para pensar en la postemporada. Los demás, todos tienen opción de llegar, pero no será nada fácil. La figura del comodín.-

reales

Cuando se abrieron las puertas de los campos de entrenamientos de los 30 equipos del beisbol de las Grandes Ligas, en la segunda semana de febrero pasado, las inversiones de las novenas hechas en la época de Invierno con miras a la campaña de este 2015, se llegaron a calificar de buenas muchas de ellas, pero otras, de excelentes.

Pero ahora, cuando todos los equipos están a poco menos de un mes de contienda, y en promedio, a 30 partidos por disputar, muchas de esas jugosas bolsas no se notan con la llegada del Otoño, entre otras cosas, porque el rendimiento o la presencia de los peloteros que fueron contratados para reforzar las respectivas divisas, no se dieron en la forma en que esperaban los propietarios y, por encima de todo, de la inmensa afición que sigue a todos y cada uno de los clubes.

De primera mano hay que decir que los actuales campeones de la Liga Americana, los Reales de Kansas City que perdieron en la Serie Mundial en una final de infarto ante la competidora representación de los Gigantes de San Francisco hace un año, son en los actuales momentos, los únicos que pueden mirar con tranquilidad el panorama de la campaña, al sumar una ventaja que les permite pensar, sin mayores contratiempos, en la postemporada.

Los demás tienen todo por delante para buscar la opción de ir a la fase final de la temporada, dependiendo de lo que logren sobre los diamantes.

Las posiciones

Los Reales con 80 ganados y 50 perdidos, están a 13 juegos por encima de los Mellizos de Minnesota, que suman 67 victorias y 63 derrotas, en la división Central de la Liga Americana, en cuyo circuito todo está por definirse, teniendo como referencia la tabla de posiciones en este momento, 1o. de septiembre de 2015.

reales2

Los Azulejos de Toronto son favoritos en la división Este de la Americana, pero los Yanquis de Nueva York no han dicho la última palabra; mientras que los batalladores Astros de Houston lo tienen todo para buscar su clasificación a la disputa de la corona, pero están siendo acechados por los Vigilantes de Texas, que han desplazado a los Angelinos de California como rivales de peso en la zona Oeste de la liga.

Mientras tanto, los Mets de Nueva York se han adueñado del primer lugar en el Este de la Nacional, pero los Nacionales de Washington tienen muy buenas oportunidades para crear problemas antes de que se recojan los bates en la primera semana de octubre venidero.

Y en la Central del Viejo Circuito, inesperadamente los Cardenales de San Luis que tienen la mejor marca de la campaña con 85 ganados y 46 perdidos, no la tienen tan fácil como se veía, cuando el firme paso de los Piratas de Pittsburgh, a 5 juegos del líder, pueden cambiar el rumbo de la zona; mientras que los Dodgers de Los Ángeles, con 73 triunfos y 57 derrotas, en el sector del Oeste son perseguidos por unos Gigantes de San Francisco, a 4.5 juegos del primer lugar, que no van a cejar en su empeño de volver a la postemporada.

Los dos comodines

La creación del segundo comodín desde hace tres años, elevó la competencia de la campaña  a la categoría de 10 novenas en busca de la postemporada, lo que en cierta forma se convierte en una docena de clubes, dado a que en la mayoría de las ocasiones, hasta una semana antes de que concluya el calendario regular de juegos, no se pueden conocer a los contrincantes para disputar la tarjeta de invitación de cada liga.

Eso va a ocurrir este año. Y eso ha ocurrido en los dos años anteriores. De tal manera que la fórmula fue novedosa y bien recibida no solo por los propietarios de los equipos, sino por la propia afición, aun cuando ahora se reclama, con cierta premisa válida, que en vez de ser un sólo ‘’juego de infarto’’, debieran ser tres, para por lo menos disfrutar un poco más el espectáculo de los dos rivales de cada liga en busca del comodín.

En los actuales momentos, la disputa de ese juego de vida o muerte, estaría a cargo de los Yanquis de Nueva York y los Vigilantes de Texas, sin que nadie pueda desechar las enormes posibilidades de los Mellizos de Minnesota, en la Liga Americana.

Y en cuanto a la Liga Nacional, los Piratas de Pittsburgh y los competitivos Cachorros de Chicago, tendrían a su cargo el partido adicional en busca de la tarjeta de invitación, pero los Gigantes de San Francisco pueden cambiarlo todo antes de que concluyan las acciones oficiales de la campaña.

De las inversiones

Los Nacionales de Washington sobre el papel, se mostraba como el equipo más fuerte de la Liga Nacional, especialmente por la fortaleza que le inyectaron a su rotación abridora con el excelente lanzador derecho Max Scherzer, cuyo salario es merecido, por todo lo que ha hecho, pero el equipo no lo ha respaldado como se esperaba, novena cuya capacidad de juego se ha visto disminuido por múltiples factores que no le han permitido al club llegar a la cúspide con todas las expectativas que había generado.

Otro tanto se puede decir de los Padres de San Diego, cuyos movimientos y firmas de talentosos peloteros, como los hermanos Melvin y Justin Upton, Matt Kemp y el lanzador derecho James Shields, mostraron una cara positiva antes de lanzarse la primera bola de la temporada, con inversiones de primera línea, que a la postre, no ofrecieron los resultados esperados.

Ni qué decir de los Marlins de Miami, con la firma de Dee Gordon, Martín Prado, Michael Morse, y otro par de jugadores, y la multimillonaria extensión del contrato a Giancarlo Stanton, porque la novena de los ‘’peces’’ se quedó con el rótulo de una novena de quilates a un simple club perdedor en el Viejo Circuito.

Y si hay que sumar inversiones que se hicieron en el pasado Invierno que no han rendido sus frutos para el Otoño que está por llegar en la Liga Americana, revisen a los Medias Blancas de Chicago, que con la adquisición de Melky Cabrera, Adan La Roche, del lanzador Jeff Samardzija y del taponero David Robertson, este último el gran cerrador de los Yanquis, tampoco pudieron mejorar el accionar de la novena que, una vez más, se ve relegada a una posición nada agradable.

O los esfuerzos de los Marineros de Seattle para competir más en la temporada, con la contratación del toletero dominicano Nelson Cruz, con cuya llegada a la divisa se consideraba que el uno-dos a la ofensiva con Robinson Canó sería un punto bien fuerte para la campaña, tampoco dio resultados satisfactorios.

Los campeones de la Serie Mundial, los Gigantes de San Francisco, conservaron la nómina, pero una serie de lesiones los relegó en buena parte de la temporada a esperar y esperar. Por ahora no están eliminados, pero tampoco hizo inversiones de cuantía para la nómina.

Los Cachorros trajeron al mando al cotizado Joe Maddon, y el club, sin duda alguna, ha dado la cara con muy poca inversión económica, y está ofreciendo la resistencia necesaria para hacerse sentir en su liga.

Si hablamos de nómina, los Dodgers de Los Ángeles aun cuando están en el sitio que les corresponde, su costo de casi 300 millones de dólares, y con dos ases de la loma de los sustos como lo son Clayton Kershaw y Zack Grienke, a cual más cotizado, no recibe dentro de los expertos el amplio favoritismo que tiene en cambio el equipo de los Cardenales de San Luis, una vez más favorito para ir al Clásico de Otoño de este 2015.

Empero la sensación de este 2015 ha sido la actuación de los Astros de Houston, que con pocos ajustes en sus líneas y apenas la presencia de un ‘’carburador’’ de la clase del boricua Carlos Correa, que viene de sus divisiones inferiores, le dieron a la novena la fortaleza necesaria para estar en el grupo de los grandes, camino a la postemporada. Y la inversión, en el fondo, fue mínima con relación a su nómina.

Finalmente digamos que sobre el escritorio, el club más demoledor en todos los aspectos y con poca discusión a su al rededor, y con serias ambiciones de reeditar épocas pasadas, están los Azulejos de Toronto, pues con la llegada de Josh Donaldson desde el comienzo, y los puntales de fin de campaña con el paracortos Troy Tulowitzki, el rápido guardabosques Ben Revere y el formidable lanzador zurdo David Price, la cotización de la novena se elevó, al considerarse que Russell Martin, José Bautista y Edwin Encarnación han hecho todo de lo que se esperaba de ellos

En el caso de los Azulejos el dinero invertido ha valido la pena. En los otros citados, es mejor pasar la página, porque ninguno de ellos tienen con qué llegar a la fase final de sus respectiva liga.

En cuanto a las posibilidades de otros clubes, es mejor esperar. Todavía faltan 30 partidos en promedio a todos los equipos y de aquí a la primera semana de octubre, pueden producirse muchos cambios, para satisfacción de muchos y tristeza de otros tantos.

Acerca Antonio Andraus

Antonio Andraus