La vacuna de petro

Petro no se cansa de arremeter contra los bogotanos, especialmente si sus estratos superan el 2. Por ello, les aguó las festividades decembrinas.

El regalo de navidad se lo cantó el Secretario de Gobierno, por orden de Petro. Salió a todos los medios para anunciar una Reforma Tributaria, que dejó a todos fríos. Las primas, de los que ya las habían recibido, quedaron congeladas y los regalos para los hijitos, aplazados. Igual ocurrirá con las bonificaciones que recibirán los otros empleados, porque lo que se viene, será el mayor saqueo a los bolsillos de los capitalinos. Será peor que hablar por celular en la calle. Quienes no tengan capacidad de pago, deberán prepararse para los embargos de sus bienes.

Definitivamente Petro cada día es peor de lo que todos esperaban. Ha hecho y desecho, ha irritado a todo el mundo. Nada le sale bien. Sus improvisaciones no tienen límite. Se ha vuelto más peligroso que un “mico en una cristalería”.

Lanza globos de ensayo por todas partes, para dilatar la revocatoria, que parece esfumarse, ante la sospechosa actuación de un Procurador, que solo actúa contra quienes están por fuera de la órbita de sus convicciones políticas y religiosas. Petro está vacunado, porque votó por Ordoñez, cuando fue postulado por primera vez. Ahora menos que nunca, el Procurador, tendrá “tiempo” para aplicarle la destitución, porque estaba ocupado creando un pánico financiero, que por fortuna falló, viajó luego a La Haya, a gastarse la plata de nuestros impuestos, para combatir, el Proceso de Paz, pero no averiguó nada sobre el conflicto con Nicaragua, porque su meta estaba por otros lares. Adicionalmente, está muy ocupado vigilando al Presidente. La Ley de Garantías lo tiene obsesionado. Lástima que a él no se la hayan aplicado cuando buscó su reelección. Esa campaña la vimos repleta de irregularidades. Nadie cuestionó los impedimentos. Nadie la coacción. Nadie los vicios.

Pues bien, ahora Petro vacunado, permanecerá ahí hasta que quiera, porque no hay quien lo ronde, mientras la ciudad se arruina a marchas forzadas. La movilidad es imposible, porque no hay una sola calle sin troneras, no existen obras, demagógicamente regala agua y pasajes, acaba con las finanzas, para luego clavarnos los más absurdos impuestos. Petro está vacunado.

BLANCO: Los narcocasettes, dejaron al descubierto que la campaña de Pastrana también recibió el odiado dinero.

NEGRO: El despelote aéreo que golpea a los viajeros.

gabrielortiz10@hotmail.com

 

Acerca Gabriel Ortiz

Gabriel Ortiz