¡La cifra mágica de las 100 victorias!

Cuatro novenas con opciones para lograr ese número de triunfos en este 2022. La cifra es muy buena para la temporada, pero carece de valor para la postemporada.

Marineros de Seattle. (Imagen: Al Bat-VBM).

El Juego de Estrellas divide la temporada de las Grandes Ligas en el antes y el después cada año, y los especialistas, diríamos nosotros, los analistas en las gradas y los campos del béisbol, con lápiz y papel en mano, empiezan a desgranar la mazorca para intentar ‘adivinar’ lo que puede ser la postemporada y la Serie Mundial de cada año.

¡Ah! Y algo más: comienzan a pensar, a mitad de camino de la campaña, cuántos equipos pueden llegar a capturar 100 o más victorias en el calendario regular.

Siempre se ha dicho, no solamente en el béisbol sino en todos los deportes, lo difícil que es vaticinar resultados y posibilidades para intentar que al final de la contienda, los aciertos sean mayores que los yerros, especialmente para escoger a los que pueden llegar a clasificar para la vuelta de octubre y, de paso, a la Serie Mundial, en el caso de las Grandes Ligas.

Hablando de este siglo, los Marineros de Seattle tienen registro de 116 victorias y 46 derrotas en la campaña de 2001, marca que no se ha sido superada en las dos primeras décadas de este Siglo XXI.

Los 116 triunfos de los Marineros igualaron la cifra de victoria de los Cachorros de Chicago de 1906, que fue una campaña con calendario de 152 desafíos, cuando se acreditaron 116 ganados y apenas 36 perdidos.

Bueno, pues, los 100 triunfos son valiosos, a manera de registro cuando se trata de la Gran Carpa, pero no abona mucho para pensar en que ese club puede conquistar la Serie Mundial. Todos los estrategas del béisbol sostienen que una cosa es la temporada y otra, muy distinta, la postemporada. ¡Y tienen toda la razón!

Septiembre Negro

El 9 de septiembre de 2001 está en la historia, fue el Septiembre Negro para los Estados Unidos, por el ataque contra las Torres Gemelas, en donde se concentraba el poder económico del mundo.

Ya en 1972, en los Juegos Olímpicos de Munich, se había presentado un Septiembre Negro. Este fue en contra del deporte, y el de Nueva York, en contra de la primera democracia del mundo, que por primera vez en su historia, había sufrido en su territorio esta clase de eventos terroristas.

Durante exactamente una semana no hubo juegos de las Grandes Ligas y la Serie Mundial se extendió hasta el 4 de noviembre.

Los Marineros no llegaron a la gran Cita de Octubre en ese 2001, pese a sus 116 victorias, y fueron los Cascabeles de Arizona, con 92 triunfos y 70 derrotas, por la Liga Nacional, los que conquistaron el cotizado trofeo frente a los siempre temibles Yanquis de Nueva York, que sumaron 95-65 en la campaña, por la Liga Americana, cuando Randy Johnson, ganador de 3 juegos del clásico, y un batazo corto sobre el bosque central del latino nacido en Tampa, Luis González, frente a una oferta del inmortal Mariano Rivera, remolcó la carrera ganadora en ese séptimo y último juego del clásico en el “Bank One Ballpark” de Arizona, 3 carreras por 2.

Fue en ese 2001 cuando el controvertido Barry Bonds, de los Gigantes de San Francisco, implantó la nueva marca de 73 cuadrangulares para una temporada de Grandes Ligas, pulverizando las que registraron Babe Ruth, de los Yanquis de Nueva York, con 60 en 1927; los 61 de Roger Maris, también de los Yanquis, en 1961; y los 70 de Mark McGwire, de los Cardenales de San Luis, en 1998 contra los 66 del dominicano Samy Sosa ese mismo año, con los Cachorros de Chicago.

Y fue también en ese 2001, el último año en que el polémico y cuestionado lanzador derecho, Roger Clemens, compiló 20 triunfos y apenas 3 derrotas, para sumar media docena de temporadas con 20 o más triunfos en las Grandes Ligas en su largo historial.

Todo eso ocurrió en el primer año de ese nuevo siglo en el Béisbol Organizado.

Pocos ganadores

Pero en estos últimos días, cuando ya está por jugarse el Juego de las Estrellas, que tendrá como escenario el estadio de Los Dodgers en Los Ángeles, el martes 19 de julio venidero, la “comidilla” es intentar escoger novenas que puedan llegar a 100 o más triunfos en esta temporada que está avanzando.

Yanquis de Nueva York. (Imagen: Nuevo Día-VBM).

Por las cifras a la fecha del domingo 3 de julio, hay cuatro equipos que pueden conseguir la cifra del centenar de triunfos, dos por la Liga Americana y dos por la Liga Nacional. Esas especulaciones se dan teniendo en cuenta los numeritos actuales en la tabla de posiciones.

Los Yanquis son los primeros en aparecer con el favoritismo para sumar 100 o más triunfos, dado a que a la fecha, tiene marca de 58 ganados y 22 perdidos, pese a que su ofensiva es contundente con sus “vuelacercas” pero que deja mucho que desear en cuanto al contacto con la pelota para producir más indiscutibles. Ganan muchos juegos con reducida ofensiva.

La segunda opción en la Liga Americana es para los Astros de Houston, que tienen en los lanzadores, al veterano de quilates Justin Verlander, los dominicanos Framber Valdez y Cristian Javier; en el mexicano José Urquidy y el venezolano Luis García, un formidable grupo serpentinero y con un apoyo ofensivo que está en pleno apogeo, puede esperarse que alcance la cifra de los 100 triunfos. Ahora mismo marcan tarjeta con 51 y 27.

Por los lados de la Liga Nacional, los Mets de Nueva York, con 49 ganados y 30 reveses, con todos los problemas de salud que ha tenido la novena, pueden aspirar al centenar de triunfos, porque el equipo más temprano que tarde, tiene que salir de la numerosa lista de “hospitalaria” que ha tenido hasta la fecha.

Y la segunda opción del Viejo Circuito para treparse a la cifra de las 100, es para los formidables Dodgers de Los Ángeles, que a la fecha tienen 49 victorias y 28 derrotas, quizás la novena más equilibrada en materia ofensiva y de lanzadores de su liga y de la Gran Carpa.   

La cifra mágica

¿Sirve para algo esa mágica cifra de 100 triunfos para la Serie Mundial? En nuestra opinión y la de muchos otros colegas, ¡para nada!

Eso tiene una sencilla explicación: en la postemporada, todo se empieza en cero, de modo que una cosa es clasificarse con 100 victorias o más, y otras, ganar los desafíos en la fase final de cada octubre.

Ya señalamos que los Marineros ganaron 116 juegos en el 2001 y no fueron campeones de la Serie Mundial. Ese mismo año, los Atléticos de Oakland registraron 102 y 60, y tampoco llegaron a la final. La corona de laureles fue para los Cascabeles, con campaña de 92 ganados y 70 perdidos, ante los Yanquis, con 95-65, que perdieron un Clásico de Octubre de verdad verdad.

Pero en el 2002, los Yanquis, con 103-58; los Atléticos, con 103-59 y los Bravos de Atlanta, con 101-59, tampoco llegaron a la Cita de Otoño, porque fueron los Angelinos de California, con 99-63, clasificándose por la tarjeta de invitación en la Americana, la novena que ganó la Serie Mundial ante los Gigantes de San Francisco, con 95-66, también llegando a octubre con la tarjeta del comodín por la Nacional.

Y vean lo que pasó en el 2003. Los Yanquis marcaron 101 y 61 en la Americana; y en la Nacional, los Bravos, con 101-61 y los Gigantes con 100-61, pero ninguna de estas dos divisas llegaron a la Serie Mundial. Los Marlins para entonces de la Florida que arribaron a la postemporada con la tarjeta del comodín del Viejo Circuito, le ganaron a los afamados Yanquis el Clásico de Otoño, con toda la tropa de estrellas que conducía Joe Torre.

Para el 2004 los Cardenales de San Luis, con 105 y 57 en la Nacional, eran los inmensos favoritos para ganar la corona, pero fueron los inspirados Medias Rojas de Boston, con 98-64, que capturaron el comodín de la Americana, eliminando a los Yanquis que jugaron para 101-61, los triunfadores del Clásico de Octubre.

Astros de Houston. (Imagen: archivo particular-VBM).

Los Cardenales volvieron a ser favoritos en el 2005, cuando ganaron la liga con 100-62, pero fueron los Astros, con 89-73 y clasificando con la tarjeta de invitación y para entonces en la Liga Nacional, los que llegaron a la Serie Mundial, perdiéndola ante los Medias Blancas de Chicago, con 99-63, dirigidos por el venezolano Ozzie Guillén, el primer latino en ganar un Clásico de Octubre como estratega.

Por fin, ganadores

Para todos los efectos, no hemos tenido en cuenta la campaña del 2020, que fue atípica, dado a que apenas se jugaron 60 partidos por equipo, como consecuencia de la presencia del Covid-19 en el mundo, en donde los Dodgers ganaron la Serie Mundial ante los Rayas de Tampa.

Pero hay cuatro ganadores del Clásico de Otoño, que también han conseguido 100 o más triunfos en las temporadas regulares.

Veamos.

Los Yanquis en el 2009, con 103-59, conquistaron el Clásico de Octubre al vencer a los Filis de Filadelfia; en el 2016, los Cachorros de Chicago rompieron un ayuno de 106 años para conseguir la corona de la Serie Mundial ante los Indios de Cleveland, luego de compilar 103-58 en la campaña, dirigidos por Joe Maddon; en el 2017, los Astros, ya en la nómina de la Liga Americana, sumaron 101-61 y vencieron a los Dodgers en el clásico, que alcanzaron 104-58, y se produjo el famoso escándalo del robo de señales; y los Medias Rojas en el 2018, que contabilizaron 108-54 en la temporada, ganaron la Cita de Octubre a los Dodgers.

Hemos contabilizado en este nuevo siglo, a otros cuatro equipos que sumaron más de 100 triunfos y no ganaron la Serie Mundial, como ocurrió en el 2019, con los Yanquis, 103-59; los Mellizos de Minnesota, 101-61; los Astros, 107-55 y los Dodgers, 106-56. Fueron los Nacionales de Washington, que se clasificaron para la postemporada con la tarjeta del comodín luego de tener marca de 93-69 en la Nacional, los que superaron a los Astros, para llevarse el título de la Serie Mundial.

Lo que ocurre es que en el béisbol en series cortas, cualquier cosa puede pasar. O como dicen los abuelos de los pueblos, de cualquier matorral salta la liebre…

Acerca Antonio Andraus