Holanda… a los trancazos

Por:  Rufino Acosta Rodríguez

 

“No hay derecho: les regalamos el partido”. Fue la expresión lapidaria del técnico mexicano Miguel Herrera, tras caer ante Holanda por 2-1 y por sexta vez consecutiva quedarse de nuevo en octavos de final.  Lo cierto es que México renunció a la victoria cuando en los últimos 20 minutos decidió refugiarse y permitió que el rival lo bombardeara.  Después vinieron los instantes fatídicos para el empate de Sneijder, la pena máxima de Rafael Márquez sobre Arjen Robben y el cobro impecable de Huntelar.  Giovanni Dos Santos había puesto en ventaja a su selección con un golazo a los 48, tras recibir pase de Oribe Peralta y colarse por entre los centrales holandeses antes de soltar un zurdazo inatajable. Las cosas parecían marchar bien para México porque Holanda no encontraba su ritmo y más bien parecía destinada a sufrir el colapso. Entonces dio la sensación de que los jugadores aztecas mataban el tigre y se asustaban con el cuero.  Refugiarse en su territorio, jugar cerca del fantástico Guillermo Ochoa, quien a pesar de las dos caídas volvió ser figura, era un mal síntoma y Holanda resolvió olvidarse de la ortodoxia d su estilo para empezar a lanzar centros y buscar un error de la defensa mexicana. El técnico verde Miguel Había Herrera  sacó a Giovani por Aquino y ello acabó por dejar a México sin la fuerza necesaria para el contragolpe. Louis Van Gaal, a su vez,  quemó las velas, relevó a Van Persie y se la jugó por lo que saliera. Memphis Depay ya estaba en el terreno y era otro problema para la defensa manita.  El tanto de la igualdad llegó por la vía aérea.  La persistencia del pelotazo provocó sucesivos tiros de esquina y en uno de ellos, Robben  sacudió a la zaga y el rebote le llegó a Sneijder quien con precisión dejó quieto a Ochoa. Ni Superman detenía ese balazo. Se pensó entonces que México aguantaría hasta un desenlace en tiempo de alargue, pero nada que le quitaba el balón a Holanda y así se produjo la jugada del penalti, una clara falta de Rafa Márquez sobre Robben. Protestas airadas y tarjetas amarillas para el infractor y Andrés Guardado. El árbitro portugués Pedro Proenza se había tragado una acción similar en el primer tiempo. Márquez y Moreno, quien resultó lesionado, le cayeron a Robben en la zona  izquierda y el silbato lo pasó por alto. Holanda está en cuartos más por garra y espíritu de lucha que de buen juego. México renunció a una victoria que tenía en las barbas.  Como ya había ocurrido en los últimos cinco mundiales, la torta se le quemó en octavos. Dicen que una maldición lo persigue. No creo. Se buscó su suerte. ¿Y Holanda? Ni sombra de naranja mecánica. La verdad es que llegué a pensar que se repetiría aquello de siempre amenaza y nunca cumple.  Me parece que para llegar al Maracaná tendrá  reeditar lo que mostró ante España. No ha podido repetirlo en lo que va de Brasil 2014. Lástima por México.

Acerca Rufino Acosta

Rufino Acosta
Periodista y abogado. Se inició en el programa Deporte al Día, de La Voz de Santa Marta, en 1960. Trabajó con El Informador de la capital del Magdalena entre 1961 y 1964. Fue corresponsal de El Espectador en 1964 y desde 1965 hizo parte de la redacción deportiva en Bogotá, hasta su retiro en 1998. Estudió Derecho en el Externado de Colombia (1965-1969). Afiliado al CPB y Acord Bogotá.