Falcao, el depredador

Un delantero que debe hacer historia para Colombia en el continente europeo. Poco a poco supera las asignaturas que les reclaman los expertos. Lo que viene para la selección tricolor.

(rufinoa42@hotmail.com)

Radamel Falcao García

Un conocido y por cierto polémico comentarista del fútbol, Carlos Antonio Vélez, (Planeta Fútbol Antena Dos RCN) se refería hace poco al goleador samario Radamel Falcao García, tras comentar la noticia que lo ponía a sonar como el mejor jugador colombiano de todos los tiempos en Europa.

Vélez decía que estaba en el camino correcto, pero aún le faltaban algunas asignaturas para confirmarlo. Algo que estimaba “apenas cuestión de tiempo”.

Falcao, según el colega, y en el caso de España, tenía que perforar la valla (como decían en tono poético), de equipos como Real Madrid, Barcelona y Valencia, para obtener el grado máximo, porque de lo contrario se podría quedar en un plano inferior, de simple ariete del montón y no de un auténtico artillero, de los que hacen historia.

Si bien goles son amores, el matiz indica que no es lo mismo marcarlos a un equipo de media tabla que ante uno de los grandes. De ahí se pegaba Vélez para sustentar su punto de vista.

Bueno, Falcao ya le hizo un gol al Barcelona, y por cierto con el sello de su particular estilo, con fiereza y determinación. Antes había se había trepado al podio como número uno de los cañoneros de la Euroliga, cuando todavía militaba en las filas del Porto de Portugal. Diecisiete conquistas le abrieron el camino.

Falcao está entonces en la ruta de los elegidos. Poco a poco pisa más firme y se toma mayor confianza. Superada la prueba del Barcelona, tarde o temprano pasará por Madrid y volará sobre los dominios de Mestalla, antes de seguir de largo, porque a los 26 años todavía no ha hecho explosión plena en su potencial.

Cuando Joseph “Pep” Guardiola le lanzó la flor y dijo que era el mejor delantero del mundo en el área chica, no lo hizo simplemente para el elogio rimbombante sobre un jugador que le agrada. Su frase recogía la realidad de lo que muestra el colombiano en las canchas. La manera cómo se mueve en la zona de candela, el desmarque y la habilidad para confundir a sus rivales, lo transforman en temido depredador. Ahí está metido en el frente de batalla, como cuarto goleador de la temporada, detrás de Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.

De hecho, de nuevo en la selección tricolor, lo acaba de ratificar frente a México. Un rebote del portero Ochoa ante disparo de Dorlan Pabón fue suficiente para que el balón terminara en la red.

Falcao evoluciona a buen ritmo. Contra quienes creen que ya está maduro y no es propiamente un niño, conviene decirles que el hombre del Atlético de Madrid es buen alumno y nunca deja de aprender. Hace poco respondió con un gol a insólitas rechiflas de un sector de la tribuna, nunca conforme y siempre cruel a la hora de castigar a sus ídolos. Sin duda no tenía idea de que Falcao estaba resentido por problemas de salud, y sin embargo nunca dejó de luchar por el balón.

La imagen de Colombia

José Pekerman

No se esperaba tanto de la selección nacional para el primer encuentro bajo el comando del argentino José Pekerman y su ejército de asesores.

Ocurrió, para sorpresa, que la expectativa fue desbordada. Colombia, con los mismos jugadores en esencia, salvo Aldo Leao Ramírez, mostró una imagen positiva, suficiente para abrirle paso a un clima de optimismo que parecía irremisiblemente perdido.

Apenas tres días de entrenamiento, charlas e intercambio de puntos de visita, le bastaron a Pekerman para conseguir un cambio de aptitud y actitud. Colombia volvió a ser colectiva, solidaria y alegre con su fútbol. México se le plantó como siempre lo hace, como si jugara una final, y con ello eleva el nivel de exigencia. Por eso resulta un contendor ideal, porque no se anda por las ramas.

De ahora en adelante no se sabe con exactitud lo que pretende Pekerman. Sigue en urna de cristal y desde luego es poco lo que se conoce, aunque parece confirmado que no habrá partidos amistosos como preparación de los juegos contra Perú y Ecuador.

Se dice que el plan del técnico y su grupo es una especie de educación a distancia, en la que establecen programas de seguimiento y trabajo para los jugadores “bloqueados”. Ello supone un aporte integral de cada uno de ellos. Que Colombia no lleve a cabo encuentros de preparación no quiere decir que se quede quieta.

Salvo que haya cambio de estrategia, Pekerman dispondría de los convocados unos 20 días antes de las nuevas fechas de la eliminatoria, tiempo generoso para las habituales limitaciones que impone la FIFA.

El factor básico será, como ocurrió frente a México, el momento por el que pasen los jugadores. Esta vez todos llegaron en excelentes condiciones físicas y técnicas, y fueron ampliamente receptivos por lo que se vio en la cancha. Pekerman dio un salto grande al lograr rápido contacto y empatía con el grupo.

Hasta ahora solo se sabe de los problemas físicos de Juan Guillermo Cuadrado, obligado a un receso mínimo de dos semanas, por un golpe en el tobillo izquierdo. El talentoso joven antioqueño cayó de perlas para el enfoque del nuevo adiestrador tricolor.

Al terminar temporada europea 2011-2012 y jugarse la final de las Copas continentales de clubes, en el remate del mes de mayo, se abrirá espacio para una cita sin restricciones, excepto por los efectos del duro trajín competitivo.

Si bien se ha dicho que Pekerman llamó al mismo contingente que había jugado bajo el mando de Hernán Darío Gómez y Leonel Álvarez, porque pensó que no había margen para un revolcón, es posible que, después de la experiencia mexicana, opte por seguir la misma línea, convencido de que es lo más notable que puede conseguir, desde luego con los retoques que estime indispensables. Para llegar a esa conclusión o hacer un viraje, tiene casi una multinacional disponible que lo apoya. Sin incluir al personal colombiano, son cinco asesores de tiempo completo.

La defensa tendría que ser su mayor preocupación, sobre todo por el sector de los laterales cuya labor habitual en Europa es más de sabor ofensivo que de marca. El retorno de Yepes, en caso de superar los achaques físicos, se da por descontado.

Ojo con Valencia

Edwin Valencia

Entre los críticos hay coincidencia en la necesidad de buscar un centrocampista de primera línea para robustecer la función defensiva, ante el temor de una lesión o el desgaste de Carlos Sánchez, convertido hoy en bastión solitario del equipo.

Se recuerda que la ausencia de Sánchez en los partidos contra Venezuela y Argentina fue uno de los factores que pesaron con efecto demoledor dentro del rendimiento del cuadro criollo.

El llamado de Gustavo Bolívar va en esa dirección, pero se considera que es un jugador más propicio para el ataque y por lo tanto de poca vocación de marca.

La necesidad subsiste y por ello se abre el abanico en procura de candidatos. Uno con fuerza podría ser el vallecaucano Edwin Valencia, quien desde hace cinco años actúa en el fútbol brasileño.

Valencia, nacido en Florida, Valle del Cauca, el 29 de marzo de 1985, comenzó su carrera en el América de Cali, del que emigró en el 2007 para el Atlético Paranaense. Por sus ejecutorias llamó la atención de Fluminense, que lo vinculó en el 2010.

Hace pocos días lo vimos por televisión en el encuentro que su equipo le ganó al Boca Juniors de Argentina, en su feudo de La Bombonera, y fue una de los valores destacados por su entrega, recursos y talento. De 1.85 metros de estatura, impone respeto y le da buen trato al balón.

Edwin Valencia ganó el título paranaense y dio la vuelta olímpica con Fluminense en el brasilerao. También lo hizo en la llamada Copa Guanabara.

Valdría la pena que, a diferencia de Gómez y Álvarez, el grupo Pekerman le siguiera la pista y le diera una oportunidad de confirmar sus condiciones en el plantel mayor.

Tiros cortos

*Si de buenos técnicos argentinos hablamos, el nombre de Marcelo El Loco Bielsa debe ocupar un primer plano. Después de su frustrada aventura mundialista con Argentina en Corea y Japón 2002, volvió a esos terrenos desde el banco de Chile, al que llevó a la cita del 2010 en Sudáfrica tras una excelente eliminatoria. Dejó a los australes, por divergencias con nuevos directivos, y, al cabo de una siesta corta, aceptó la oferta del Athletic de Bilbao, con el que realiza buena temporada. Después de un comienzo gris, que le dio apenas 2 de 18 puntos posibles, hoy el Bilbao pelea por un cupo para la próxima Copa de Campeones de Europa, a pesar del duro golpe que le significó la derrota frente a Osasuna, rival directo. De contera, brilla en la Euroliga y acaba de dar un verdadero campanazo en Old Trafford sobre el Manchester United. Una victoria que lo pone al borde de los cuartos de final. Su principal problema es la limitación del plantel que podría acusar los efectos del intenso trajín. Pero ahí va.

*Colombia se afianza como exportador de futbolistas, con mercado en la mayoría de los continentes. Estados Unidos, México y Venezuela encabezan la mayor demanda de América, mientras que Italia, España y Portugal dominan la zona europea. La cuestión de fondo está en saber si se combinan calidad y cantidad, y a primera vista la respuesta tiende a ser afirmativa. De lo contrario no tendría explicación el creciente éxodo que ya podría estar por encima de los 250 jugadores. No siempre serán de primera línea, pero en general llenan los requisitos mínimos para un aporte individual y colectivo. Los clubes de Europa, por su capacidad económica superior, se llevan la mejor cosecha. Con este ritmo migrante, el fútbol contribuye al desarrollo del país y le da una imagen más amable, mientras numerosas familias, casi siempre de origen humilde, alcanzan el bienestar económico.

*Las comparaciones tienen sus bemoles. Cuando se habla de las hazañas de Messi, vuelven a sonar los nombres de Alfredo Di Stéfano, Pelé, Maradona o Cruyff, entre los genios de todos los tiempos. Los cinco goles del joven argentino del Barcelona ante Bayern Leverkusen hicieron evocar proezas del mismo corte, y entonces era inevitable concluir que no es lo mismo divertirse ante un equipo eliminado que imponer el peso del poder goleador en una final de Europa. Messi ya le dio alcance de Alfredo Di Stéfano en el cuarto lugar de la tabla acumulada de los cañoneros de la Copa de Campeones, con 49 anotaciones. Pero la diferencia que subyace está en que Messi las logró en 65 partidos mientras que Di Stéfano las hizo en 58. Son, apenas, gajes de las cifras.

*El anuncio sobre el préstamo del estadio de El Campín para un concierto gigante con el exbeatle Paul McCartney ha provocado reacciones de todo tipo en los medios artísticos y deportivos. Los medios se encargaron de recordarle al alcalde Gustavo Petro que durante su campaña fue enfático en advertir no autorizaría una apertura, por considerar que la gramilla no podría aguantar pesos excesivos, según estudios confiables. Pero, a pesar de la oposición de la crítica del fútbol en particular y de las reservas expresadas por la Federación de ese deporte, se le dio vía libre al proyecto, no sin advertir que los organizadores deben dar las garantías máximas sobre el cuidado del campo de juego. Se dice que la empresa Equiver Limitada, encargada también del cuidado rutinario de la gramilla, tendrá la tarea de conservarla impecable para el fútbol después del jolgorio. La protección física alude a un piso de 100 metros cuadrados, una especie de sábana grande o cobertor con capacidad suficiente para asegurar el blindaje. Es la promesa. Veremos en si su momento pueden cumplirla. La cuantiosa inversión que se hizo con motivo del pasado mundial para jugadores menores de 20 años estaría en juego.

*Sigue de malas don Tiger Woods. Cuando parecía embalado hacia la recuperación plena, un golpe en la pierna izquierda lo obligó a retirarse del torneo Doral que se realizaba en Miami. Se espera que sea algo pasajero y pueda regresar a los campos en poco tiempo. Si bien todavía no es el que era, Tiger venía tomando ritmo y los críticos volvían a ponerle la mayor atención.

*El auge de América de Cali, como equipo sensación de la B, con un comienzo de lujo, sufrió otro frenazo en Valledupar, cuando sus seguidores hacían cuentas de repunte tras la derrota ante Rionegro. El popular equipo escarlata, ahora bajo la dirección de Eduardo Lara, empieza a sentir que la B no es propiamente un paseo de salud, y le tocará volver a enderezar las cargas, porque la ilusión de sus hinchas sigue intacta para un rápido regreso a la categoría mayor.

Acerca Rufino Acosta

Rufino Acosta
Periodista y abogado. Se inició en el programa Deporte al Día, de La Voz de Santa Marta, en 1960. Trabajó con El Informador de la capital del Magdalena entre 1961 y 1964. Fue corresponsal de El Espectador en 1964 y desde 1965 hizo parte de la redacción deportiva en Bogotá, hasta su retiro en 1998. Estudió Derecho en el Externado de Colombia (1965-1969). Afiliado al CPB y Acord Bogotá.