¡Está llegando el olor a béisbol!

Por: Antonio Andraus Burgos

Con la apertura de las puertas de todos los campos de entrenamientos, tanto en Arizona como en la Florida, el olor a béisbol está llegando por todos lados.

BEISBOL

Ya se abrieron las puertas de todos los estadios de béisbol para la etapa de entrenamientos y preparación de los peloteros en los 30 parques especialmente acondicionados en ciudades de Arizona y la Florida, para que la brisa, entre fría y tibia por esta época primaveral, empiece a arrastrar el olor de béisbol de las Grandes Ligas, sumándole por estos días, la realización del IV Clásico Mundial de Béisbol, que empezará a disputarse desde el 10 de marzo venidero.

Hasta hace algunos años, la totalidad de las novenas efectuaban la tarea de entrenamientos en estadios de la Florida. Pero ahora Arizona y la Florida se reparten los escenarios para las novenas de las Grandes Ligas en su etapa de adiestramiento.

En el estado de Arizona desarrollan sus tareas de preparación los jugadores de los Angelinos de California, los Cascabeles de Arizona, los Cachorros de Chicago, los Rojos de Cincinnati, los Indios de Cleveland, los Rockies de Colorado, los Medias Blancas de Chicago, los Reales de Kansas City, los Dodgers de Los Ángeles, los Cerveceros de Milwaukee, los Atléticos de Oakland, los Padres de San Diego, los Marineros de Seattle y los Vigilantes de Texas.

En el estado de la Florida trabajan los peloteros de las novenas de los Bravos de Atlanta, los Orioles de Baltimore, los Medias Rojas de Boston, los Tigres de Detroit, los Astros de Houston, los Marlins de Miami, los Mellizos de Minnesota, los Mets de Nueva York, los Yanquis de Nueva York, los Filis de Filadelfia, los Piratas de Pittsburgh, los Cardenales de San Luis, los Rayas de Tampa, los Azulejos de Toronto y los Nacionales de Washington.

En condiciones

Las exigencias profesionales del béisbol de las Grandes Ligas han obligado hoy día a los peloteros a presentarse a los campos de entrenamientos en mejores condiciones físicas y deportivas que hace unas tres o cuatro décadas, cuando llegaban inclusive, con exceso de peso corporal.

Por eso, ahora más que nunca, en las tres primeras semanas de preparación, ya los clubes pueden pensar en que la tarea de los juegos de exhibición son más que válidos para ir escogiendo a los integrantes de la nomina de apenas 25 peloteros, que deben ser seleccionados a más tardar el 31 de marzo.

Las condiciones físico-atléticas de la gran mayoría de los jugadores son las deseables cuando llegan a los campos, porque muchos de ellos empiezan a trabajar desde las dos últimas semanas de diciembre, incrementando intensamente sus tareas desde la primera semana de enero, lo que les permite ingresar a los campos de entrenamientos con la adecuación mínima y necesaria para afrontar el plan de rigurosa preparación que cada novena tiene programada.

Más de 1.500

Ciertamente las novenas convocan oficialmente a 40 peloteros de sus registros, los denominados protegidos de la organización, pero adicionalmente, hay otro grupo de jugadores invitados con miras a darles oportunidad como novatos en los campos de entrenamientos, para irlos preparando hacia el inmediato futuro.

Por eso, de los 750 peloteros que son convocados por los clubes, la verdad es que por lo regular arriban a los estadios primaverales al rededor de 1.500, una legión de importancia porque en ese núcleo hay muchos que a vuelta de poco tiempo de trabajo, pueden llegar a la Gran Carpa, para ocupar un puesto de privilegio dentro de la nómina de los 25 con que definitivamente empiezan las novenas la respectiva temporada.

De estos invitados, en algunas ocasiones del matorral ‘’salta la liebre’’, por lo que no es raro que algunos de ellos puedan quedarse en la nómina de los 25 del club para la temporada, desalojando a uno de los cotizados de la novena.

El año pasado, por ejemplo, el venezolano Pablo Sandoval, perdió su posición de titular en la ‘’esquina caliente’’ de los Medias Rojas de Boston, cuando Travis Shaw se salió con las suyas, al desarrollar jornadas de buen béisbol en la etapa primaveral, consiguiendo que John Farrel, el estratega de los ‘’pati-rojos’’,  lo incluyera en la nomina definitiva, adueñándose de la tercera base. Y esos casos han ocurrido con alguna frecuencia en diferentes novenas de las Grandes Ligas.

Con buenos vientos

Nadie puede determinar a estas alturas del año, aun pensando en los grandes magos que tienen muchas fórmulas para hablar de lo divino y lo humano, a los equipos que pueden llegar a la postemporada de este 2017.

Una cosa es que se hable de favoritos, por los análisis y las circunstancias que rodean a cada club, y otra muy distinta, que se dé por cierto lo que se esté vaticinando en los actuales momentos, porque el camino es largo, exigente, lleno de altibajos y con muy poca seguridad sobre el estado de salud de la mayoría de los jugadores.

Si todo transcurre dentro de la normalidad, los peloteros pueden darse por bien servidos de no sufrir problemas de salud, lesiones y naturales complicaciones físicas, todas ellas, como complemento directo de las acciones del juego y de la propia temporada, en donde se juegan los 162 partidos en más o menos 184 días de calendario.

Pero no hay duda que en los actuales momentos se sienten los buenos vientos que puede traer la jornada de la pelota organizada de este año, cuando desde el arranque, se indican con cierta prudencia, desde luego, las posibilidades de las novenas en las dos ligas, para señalarlos como favoritos para la contienda que se inicia en unos 45 días.

Muchos cambios hubo en la época invernal, sumándose para bien del béisbol, un  buen número de peloteros que pasaron de una divisa a otra, camino a fortalecer las aspiraciones del equipo al cual llegan a prestar sus servicios.

Se dice entre los que saben, que las dos mejores adquisiciones en el mercado en la etapa de receso, fue la de los Medias Rojas de Boston con la contratación del zurdo Chris Sale de los Medias Blancas de Chicago, que hará formidable llave con el también zurdo David Price; y la de Edwin Encarnación, quien pasó de los Azulejos de Toronto a los fuertes competidores Indios de Cleveland, que perdieron el Clásico de Otoño 2016, cuando estando en ventaja de 3 victorias contra 1 derrota, finalmente cayeron en el séptimo y último desafío en 10 sensacionales episodios, por pizarra de 8 carreras por 7, para terminar con 4 derrotas y 3 victorias en la Serie Mundial, es decir, los Cachorros de Chicago le propinaron 4 derrotas en línea, dos de las últimas, en su propio patio, para ganar el codiciado trofeo del Clásico de Otoño, después de 108 años de no conquistarlo.

Toman ventaja

Y hablando de favoritos para este 2017, los análisis que se han dado a conocer, se basan más que todo, en la conformación de las nóminas sobre el papel de las respectivas novenas. Pero una cosa es lo que se aprecia sobre los escritorios, con la Sabermétrica incluida, y otra muy diferente, la que finalmente se da sobre el terreno de juego.

Los Medias Rojas de Boston y los Azulejos de Toronto, en la división Este; los Indios de Cleveland y los Tigres de Detroit, en la zona Central; y los Astros de Houston con los Vigilantes de Texas, en el Oeste, son los equipos que toman ventaja como favoritos para la contienda en la Liga Americana.

En la Liga Nacional, mientras tanto, los Mets de Nueva York y los Nacionales de Washington, en la zona Este; los Cachorros de Chicago y los Cardenales de San Luis, en la división Central; y nuevamente, los Dodgers de Los Ángeles y los Gigantes de San Francisco, en el territorio del Oeste, acaparan el favoritismo en su circuito.

Dicen los que saben, y nosotros nos declaramos neófitos en el asunto, que de esas 12 novenas favoritas para ir la postemporada, debe salir finalmente la inscripción para los juegos de octubre venidero, y que de ese grupo, saldrá el campeón de la Serie Mundial.

Nos parece que se aventuran demasiado quienes tienen en sus manos dichos pronósticos, porque hasta el momento, todo está por decidirse en materia de nómina de peloteros, de posibilidades de nuevas contrataciones, de cambios y canjes entre los equipos, en fin, todo está crudo para dar por sentado que de ese grupo de equipos saldrá el ganador de la temporada.

Se nos ocurre guardar la prudencia necesaria y esperar, hasta cuando se cierren los campos de entrenamientos de las 30 novenas, para empezar a desgranar la mazorca y tener, con criterios más definidos, lo que puede ocurrir en la campaña y, desde luego, pensar en inclinarnos por uno u otro equipo, aun cuando, como casi siempre ocurre, el béisbol se salga con las suyas antes de que se cuelgue el último out de la última entrada del partido que de por terminado la Cita de Otoño 2017.

Acerca Antonio Andraus

Antonio Andraus