El mundo en expectativa por los vientos de guerra entre Armenia y Azerbaiyán

(Imagen: DW)

Uno de los conflictos más antiguos del mundo, la disputa territorial entre Armenia y Azerbaiyán por un enclave separatista, se recrudeció este fin de semana y dejó decenas de muertos.

En efecto, las primeras imágenes de las agencias internacionales de noticias emitidas a través de los telenoticieros registran, desde el domingo 27 de septiembre, los primeros bombardeos.

Se habla, además, de helicópteros derribados y tanques destruidos en un nuevo enfrentamiento entre las dos exrepúblicas soviéticas por el control de la región de Nagorno Karabaj.

«Estamos al borde de una guerra a gran escala en el Cáucaso Sur, que puede tener consecuencias impredecibles. La guerra puede ir más allá de las fronteras de la región y extenderse», dijo el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, en un mensaje televisado a la nación.

Armenia y Azerbaiyán se encuentran en estado de guerra desde 1991, si bien tres años después firmaron un alto el fuego, vigente hasta hoy día aunque con violaciones denunciadas por ambas partes.

En su discurso de algo más de siete minutos, Pashinián afirmó que «desde esta mañana Nagorno Karabaj es víctima de una agresión del Ejército azerbaiyano. Los bombardeos afectan a la población civil y la capital (de Nagorno Karabaj), Stepanakert».

Mientras Pashinián se dirigía a la nación, el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, intervino ante el Consejo de Seguridad del país caucasiano, donde prometió no ceder ni un ápice en el duradero conflicto con Armenia.

«Estamos en nuestra tierra, no queremos la de los demás. Pero la nuestra no la entregaremos a nadie», dijo Alíev a la cúpula castrense del país.

El mandatario azerbaiyano insistió en que el conflicto de Nagorno Karabaj no puede tener una solución «a medias».


Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.