El Abrazo de la Serpiente, candidata al Oscar

Por: Rufino Acosta Rodriguez

(paraver.co)

El Abrazo de la Serpiente

La película colombiana “El Abrazo de la Serpiente”, del director Ciro Guerra, acaba de ser seleccionada entre las cinco finalistas en lengua extranjera o no anglo para el Oscar de la Academia de Hollywood. Se trata de un hecho histórico y trascendental para el cine del país.

La situan al lado de la danesa “A War”, de Tobias Lindholm; la francesa “Mustang”, de Deniz Gamze; la húngara “Son of Saul”, de Laszlo Nemes; y la jordana “Theeb”, de Naji Abu Nowar.

También eran aspirantes “Laberynth of Lies”, alemana de Giulio Ricciarelli; “The Brand New Testament”, belga, de Jaco Van Dormael; “The Fencer”, finlandesa, de Klaus Härö);  y “Viva”, irlandesa, de Paddy Breathnach (Irlanda).

La noticia le cae bien al séptimo arte de Colombia, que hace esfuerzos por consolidarse con producciones de calidad y poco a poco se mete en esos terrenos. La ceremonia estelar del Oscar se cumplirá el 28 de febrero del 2016.

A manera de testimonio y como simple aficionado al cine, traigo a colación una breve nota de mi autoría publicada el 9 de junio del 2015 por el portal Verbienmagazin sobre la obra fílmica de Guerra:

“Quedé deslumbrado con El Abrazo de la Serpiente, la nueva película de Ciro Guerra. Es hermosa, dinámica, aleccionadora, ejemplar, reveladora, un canto al cine de profundidad. El choque y al mismo tiempo el enlace de culturas, la fuerza natural del hombre y el conflicto entre quienes pretenden imponer a la brava un credo y aquellos que se aferran a sus valores.

Excepcional la actuación de los actores indígenas y sobrio el papel de los “blancos”. Ágil y fluido el despliegue de dialectos e idiomas. Diálogos de la filosofía pura, la que le llega al hombre. Salvo por la que me parece una floja actuación del “mesías” que en medio de su locura y aberraciones se creía el Iluminado, todo el grupo hace su tarea, es un deleite.

Los niños reflejan fielmente su vida de tortura y sometimiento en medio de los azotes de un monje alienado que pretende enseñarles el Verbo a punta de castigo corporal. El mutilado víctima de los caucheros, muestra la tragedia de una época cruel y sanguinaria en la selva colombiana.

Cuánta belleza del mar verde, qué estupenda fotografía. Aguas cristalinas, ríos de impetuoso caudal y leyendas, todo alrededor de la búsqueda incansable de una mítica planta a la que se aferran como esperanza de salvación para un moribundo, Ilusión de lo imposible.

Mi compadre el dr Carlos Enrique Marín Vélez, un asiduo del buen cine, también cayó rendido ante el abrazo constrictor. Nunca se extraña el color en las dos horas de pantalla, aunque al final irrumpe como para un punto inevitable en el cielo estrellado. Con razón le dieron el “Art Cinema Award” en Cannes. Por favor, no se la pierdan.”

Qué bueno es verla ahora entre las cinco mejores de lengua extranjera. Gilberto Castillo hace un juego de palabras y dice que fue una crónica de nominación anunciada.

Acerca Rufino Acosta

Rufino Acosta
Periodista y abogado. Se inició en el programa Deporte al Día, de La Voz de Santa Marta, en 1960. Trabajó con El Informador de la capital del Magdalena entre 1961 y 1964. Fue corresponsal de El Espectador en 1964 y desde 1965 hizo parte de la redacción deportiva en Bogotá, hasta su retiro en 1998. Estudió Derecho en el Externado de Colombia (1965-1969). Afiliado al CPB y Acord Bogotá.