Bogotá se llenó de candidatos de papel.

Y es lo peor que le puede estar pasando a la Capital de País después del debacle en que  quedó por  culpa  las dos alcaldías del Polo Democrático  Alternativo. Veamos, por encima,  las condiciones de cada uno de estos candidatos.

Gina Parody.

Gina Parody, es una mujer joven y entusiasta. Más que una congresista sesuda, resultó una parlamentaria vedet de los medios de comunicación, que por no decir ninguno, pocos proyectos de ley tuvo en su gestión legislativa. Rápidamente hizo un cursito en Harvard para ponerse a tono como futura alcaldesa de Bogotá. Si algo le sobra es carisma, pero eso no basta para manejar una ciudad sumida en los profundos problemas que todos conocemos.

David Luna.

David Luna, se le notan las aspiraciones de hacer una carrera prodigio dentro de la política colombiana: concejal,  congresista, Alcalde de Bogotá y Presidente. No tiene experiencia alguna en administración. Es un candidato fabricado por los medios. Sin ideas precisas que ofertarle a la ciudad. Armando Benedetti en una entrevista de Yo José Gabriel dijo de él: “Esta preparado para presidir la junta de administración del conjunto  donde vive”.

llllllllllllllll

Carlos Fernando Galán.

Carlos Fernando Galán, su única oferta es su apellido del cual no solo él, sino todos los de su familia, han echado mano para convertirse en “príncipes herederos de la política colombiana”. Sus hijos, -a quienes parece que estamos obligados a elegir para las más altas estancias burocráticas-, fue el único legado político que le dejó Luis Carlos Galán al país.

ggg

Aurelio Suarez

Aurelio Suárez, un candidato sin ningún pergamino, que seguramente va a realizar un curso exprés para alcalde.  Como conejo de mago fue sacado  del sombrero por el Polo Democrático, un partido que ante la destrucción moral y física en que metió a Bogotá, debiera tener dignidad  y marginarse de la contienda lectoral, mientras hace  un examen de contrición para cortar las  ambiciones económicas  a cada uno  de los miembros de su partido, que piensan más en los puestos y los beneficios de la burocracia, que en servirle a la ciudad.

Gustavo Petro

Gustavo Petro, rebelde como siempre y dispuesto a producir escándalos y enderezar entuertos que lo favorezcan y pongan a la opinión pública a su favor. Una alcaldía suya podría resultar tan fatal  como las del Polo, ya que sus ambiciones parecen ser las mismas. Como todos los anteriores desconoce  lo que una ciudad como esta necesita. Como no le resultó la elección presidencial, se conforma con la de alcalde y después veremos. Pareciera como si para ser alcalde de Bogotá, se debiera cumplir  con el requisito de ser candidato a la Presidencia. Le ayudaría más al país con sus denuncias que a Bogotá con su alcaldía.

Jaime Castro

Jaime Castro, experiencia y ponderación. Fue el primero en apuntar con precisión sobre lo  que debía ser una ciudad del futuro y por eso se dio a la tarea de organizar  el Estatuto Orgánico de Bogotá.  Con el que se le abrió la puerta  del desarrollo a  la ciudad.  Vale la pena probar con él como alcalde y reconocerle los méritos de su anterior administración. Es un hombre maduro y como cada bogotano preocupado por la ciudad. Como administrador le da sopa y seco a todos los anteriores.

Enrique Peñalosa

Enrique Peñalosa, tiene los pies en la tierra y no sueña con ser alcalde, sencillamente porque sabe que la ciudad lo necesita. Leer o escuchar una entrevista suya, es oír a un hombre que sabe exactamente lo que tiene que hacer para sacar a Bogotá  del caos en que se encuentra. No en vano dicta por todo el mundo  conferencias sobre como construir ciudades modernas y de buen vivir, y no en vano es considerado como uno de los diez más importantes urbanistas de la actualidad. Con su alcaldía anterior demostró lo que puede hacer. Para cada pregunta sobre la ciudad tiene una respuesta precisa y pragmática. No necesita esperar el soplo de sus asesores, ni dar respuestas traídas de los cabellos. En un debate Castro y Peñalosa se llevaran las palmas, los demás demostraran sus condiciones de candidatos de papel y…tinta.

Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.

Un comentario

  1. Andres Pedraza

    Aplaudo la existencia de variedad informativa. Pero considero que los comentarios sobre los candidatos a la alcaldía son amañados, poco objetivos, parcializados y contradicen la misión que ustedes señalan acerca de Ver bien.
    Ahora, si el objetivo es promover un candidato pues hagánlo están en todo su derecho pero por favor midan con el mismo rasero y establezcan el mismo criterio para reseñar o hablar de x o y candidato. Como es posible que digan que un candidato seria bueno para administrar un conjunto, de otro dicen que seria lo mismo que estuviera el polo, pero de Castro y Peñalosa solo destacan lo bueno, a pesar que este último tiene muchas deficiencias en su paso por la alcaldía.

    Gracias y que viva la libertad de expresión.