Ay Manizales del alma…

La hermosa y dinámica capital de Caldas, ha pasado de la sed a la inundación, de un incendio estilo romano a la reconstrucción, de una destrucción telúrica, a la recuperación, del deshielo del Ruiz a la superación, pero no la logrado sobreaguar al desgreño político que la ha acosado.

Apenas superaba el desastre anunciado de su acueducto, que por imperdonable imprevisión, dejó a una población de más de 400 mil habitantes sin agua por varias semanas, cuando también, por negligencia y desidia, no se vigiló la tubería más desgastada, para impedir que la presión del agua que llegaba nuevamente, pudiera explotar, como en efecto ocurrió.

La ruptura del tubo, hizo que se formara una enorme cascada desde la cúspide del barrio Cervantes. Ni los bomberos, ni el acueducto, ni autoridad alguna, atendieron las llamadas de los vecinos. Esa zona estaba bajo alerta roja por el invierno, pero ello no importó.

Cabe destacar que Manizales, está asentada sobre un terreno deleznable y con pendientes muy empinadas, que dificultan cualquier construcción. Por ejemplo, hay edificaciones que por un lado tienen un piso y por su parte posterior cinco y hasta seis niveles. Anualmente, hay tragedias similares, porque tampoco ha habido planificación, ni control a las construcciones. Uno de estos asentamientos, es el barrio Cervantes.

Como no hubo atención por parte de las autoridades, el tubo roto, hizo que la tragedia escribiera su melodrama, que costó la vida a cerca de cien compatriotas. Ay Manizales del alma, vivió nuevamente el terror que cobró la vida de Guillermo González, compositor del himno de la ciudad de las puertas abiertas, cuando un terremoto derribó parte de la torre de la Catedral.

La pujanza de sus gentes, se sobrepone y sorteará la fatalidad, pero hay que avanzar, porque allí, y en mil lugares más de esta Colombia adolorida, existen situaciones semejantes. Hay que vigilar todos los asentamientos urbanos y rurales, para evitar que construyamos en sitios riesgosos. Estamos atravesando la época más propicia para desastres como este. Aún es tiempo de evitar nuevos infortunios, si la vieja y voraz política, nos lo permiten.

BLANCO: La sentencia del General Naranjo: “hay voces que hablan basados en sentimientos y no en razones”, al referirse a la moral de las fuerzas militares.

NEGRO: Los malos manejos de los fondos de Sayco, que condena a la miseria a los autores y compositores.

gabrielortiz10@hotmail.com

Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.