Artículos de Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.

La última guerra VI

esto es un resumen del post

Leer más »

Los discursos de la unión

Apenas acabada la tensión de las elecciones, el domingo pasado, y ya con los resultados conocidos, los dos candidatos a la Presidencia de la República se dirigieron al país con sendos y emotivos discursos que quedarán grabados para la historia. Estas son las palabras, primero, de un Antanas Mockus derrotado pero con la firme convicción de haber generado una nueva manera de ver la política.

Leer más »

Su cuerpo es el reflejo de lo que usted se quiere así mismo

su-cuerpo-destacada

Por: María Mercedes P. de Beltrán y Carlo Devis


Se ha puesto alguna vez a pensar ¿cómo llegan hasta usted las cosas buenas de la vida, la comida que le gusta, la música que le prende el entusiasmo?

Leer más »

La última guerra V

El hombre pasa la vida improvisando representaciones, y al fin de cuentas lo único que queda de él son los disfraces con que estuvo actuando. Tal vez había estado soñando con el pasado, porque despertó con deseos de hablar de Palmasola. Antes la guerra, las tierras que rodeaban a Solodios fértiles, exceptuando los pantanos del norte. Ha oriente quedaba su hacienda, relativamente cerca del pueblo. Diez minutos a caballo. Allí había vivido y noches inolvidables con Adriana; allí nacieron Lunaluz y Lucas. Palmasola era como una extensa bendición donde crecían los trigales, las enormes cuadras sembradas de maíz, los potreros de pastoreo. La casa, amplia y llena de luz, alzaba sus paredes blancas en el centro del jardín sembrado de donsenones miosotis, de hortensias y claveles y rosas. Esa cultivada y bien cuidada era un monumento vivo paz, y caminar ...

Leer más »

Cómo le digo a éste… que quiero leche?…

Leer más »

Historia de las palabras

historia5

Cada palabra y todas las palabras tienen su propia historia. Algunas de ellas muy curiosas, otras producto de la imaginación o sencillamente de la casualidad. Como sea, hoy las usamos permanentemente y lo menos que podemos hacer es conocer el origen de algunas de ellas pues, como los grandes personajes, toman forma y se desarrollan a través del tiempo. Y a veces de manera sorprendente: ‘Candidato’, por ejemplo, viene de ‘cándido’…

Leer más »

La última guerra IV

Las iglesias son unas cosas demasiado grandes, donde no cabe la pequeñez que la religión le ha señalado al hombre. Ante el templo cerrado Peregrino pensó si Dios también estaría en guerra. Años antes, y luego de un período de indiferencia religiosa, la gente había vuelto a las iglesias. No tanto porque se anunciara el fin del mundo, sino porque de repente renacieron el fervor y el arrepentimiento. Pero cincuenta meses de guerra acaban con todo: con este mundo y con el otro. Golpeó varias veces en la casa cural. Ya estaba marchándose cuando le abrió Moisés, el párroco. Lo miró desde otra dimensión y le cerró la puerta; pero Peregrino ya estaba ducho en estas cosas y con la punta de su bota impidió que se ajustara del todo. —Los hombres no quieren recibirme y vengo a ver si ...

Leer más »

La última guerra III

La maldición de ganar el pan con el sudor de la frente ha sido superada por el hombre, gracias al moderno invento del desempleo. La insistencia de Peregino ablandó un poco las negativas de Abel. Lo dejó dormir en el ángulo de un corredor en el barracón donde vivía. A cubierto de la lluvia pensó que necesitaba ponerse a cubierto del hambre, y le insistió en que lo ayudara a conseguir trabajo en la fábrica. No necesitaba falsificar sus papeles de identidad porque luego de largos años de guerra, nadie los tenía. Así que Abel se las ingenió para meterlo de cargador en una de las bodegas. Le pagarían el salario mínimo como a cualquiera de los obreros: la tercera parte en bonos de seguridad nacional, que por razones obvias no valían nada; otra parte en vales para retirar comida ...

Leer más »