Artículos de Guillermo Romero Salamanca

Guillermo Romero Salamanca

La casa museo del florero: sitio de resistencia en Colombia

"El Florero de Llorente", razón de la aristocracia criolla para dar el "grito de independencia" frente a la corona española. Foto portal uexternado.edu.co

Por: Guillermo Romero Salamanca
En un salón del piso superior de la casa de dos plantas está un buen pedazo del famoso Florero de Llorente. Encerrado en vidrio y sobre una mesa alta, los visitantes al Museo pueden apreciar la porcelana por la cual se armó la pelea el viernes 20 de julio de 1810 y se dio el famoso “Grito de la Independencia”.

Leer más »

Javier Fernández Franco el cantante del gol de los 25 segundos

Javier Fernandez Franco

Por: Guillermo Romero Salamanca
Sus narraciones llevan la fuerza y emoción que hacen llorar a los fanáticos del fútbol, causan admiración y sus goles de 25 segundos, paran respiraciones, agitan los corazones hasta dejarlos cerca a los infartos.

Leer más »

Que no canten más “mi viejo” en la celebración del día del adulto mayor

Foto Banco Mundial/Celine Ferre.

Por: Guillermo Romero Salamanca
Es una canción denigrante. En todas las reuniones para los padres, los abuelos, adultos mayores a los organizadores les parece una genialidad interpretar la odiosa canción de Piero. “Es un buen tipo mi viejo, que anda solo y esperando. Tiene la tristeza larga de tanto venir andando”. Y son capaces de aplaudir.

Leer más »

¿Usted si metió bien el dedo?

voto

Por: Guillermo Romero Salamanca
Entre 1931 y 1991 esa era la pregunta capciosa que se hacían los ciudadanos colombianos después de ejercer su derecho al voto. Durante 60 años quienes votaban, depositaban la papeleta en una urna y luego procedían a untarse el dedo índice, si era un varón o el meñique si era una dama, con una tinta roja, indeleble y de fuerte olor alcohólico.

Leer más »

no más alitas de pollo para chumlee del precio de la historia

image

Hasta hace poco, la tarea que más le gustaba realizar a Chumlee era comprar alitas de pollo, donuts o, también, organizar las fiestas de la compañía donde se produce el famoso programa “El Precio de la Historia”.

Leer más »

él comentarista que narraba desde un árbol de guayaba

Diego-Rueda-23-1-600x338

Por: Guillermo Romero Salamanca No tendría los diez años cuando Diego Rueda Medina, director del programa deportivo “El Alargue” de Caracol Radio, narraba partidos de sus hermanos y amigos en un potrero de la finca de su padre, en el Cerro 26 de La Palma, Cundinamarca. Su emoción crecía cuando alguno anotaba un gol y lo gritaba a pecho abierto con toda la alegría posible. A veces, no había jugadores y entonces imaginaba, trepado desde un árbol de guayaba cómos ídolos de la talla de Javier Céspedes, Willington Ortiz, Alejandro Brand, Luis Gerónimo López, Alfonso “Cachaco” Rodríguez, Ramio Viáfara, Carlos Alberto Pandolfi, Juan Carlos “Nené” Sarnari, Alfonsito Cañón, Ernesto Díaz gambeteaban y ofrecían un espectáculo. Diego hacía narración y comentarios al mismo tiempo. Otras veces, en las calles de La Palma hacían surcos en la tierra y con bolas de ...

Leer más »

Antonio Casale: “en Colombia se habla más de los árbitros que de fútbol

antonio

Por: Édgard Hozzman
Antonio Cásale, es un periodista que se hizo a pulso, superando la animadversión de quienes se creen los dueños de la verdad y la audiencia. Fue comidilla de dinosaurios que hicieron lo posible e imposible por cerrarle las puertas del periodismo deportivo, con argumentos desleales. Cásale, contó con el apoyo de su mecenas y maestro, Hernán Peláez quien vio en Antonio un buen argumento para el cambio generacional.

Leer más »

Juan Verdaguer: un señor muy serio en cuestiones de humor

Juan Verdaguer. (Imagen tomada de el canal 13)

Por: Guillermo Romero Salamanca
Juan Verdaguer se tomó con seriedad el humor. Nada de risitas. No permitió en sus programas de televisión que le pusieran carcajadas de fondo. Le gustaba tener público a su alrededor para que pensara en cada situación que le planteaba y le dejaba a su imaginación cada momento. Él totalmente erguido, de pronto con un tabaco en la mano, iba contando sus historias y cuando acababa, escasamente ponía en su rostro una sonrisa burlona.

Leer más »