Artículos de Gabriel Ortiz

Gabriel Ortiz

Las mentiras del “Zorro”

uribe-y-zuluaga

Si camina como zorro, corre como zorro y come como zorro, tiene que ser un zorro, no un pato. Tal vez por ello, el candidato de Uribe, no se reconozca en los videos de Semana, en los cuales aparece hablando animadamente con los hackers. El jefe, la marioneta y el espiritual asesor, de la campaña del “zorro”, no se cansan de mentirle al país. Zuluaga dijo primero que no, luego que quizás y luego que sí, y como las niñas recatadas: “solo una vez”. El Alzheimer que padece no lo deja recordar cuantas veces cometió la falta de haber presenciado seis crímenes a la vez, en ese nido del delito instalado por Sepúlveda, sin denunciarlos.

Leer más »

El ventrílocuo

Por: Gabriel Ortiz

Ninguna persona sensata, puede explicarse cómo un personaje que ostentó la presidencia, acuda a la calumnia y la mentira, para escalonar  hacia el poder, a través del “muñeco” del ventrílocuo. Santos, a quien creyó su “dummi”, fue tildado de traidor, cuando no permitió que el “profeta de la barriga”, como denominaban a los ventrílocuos, nos llevara por el túnel de la ignominia. Se negó a convertirse en el “Charlie McCarthy de Edgar Bergen.

Leer más »

Las lecciones de goebbels

Los colombianos que buscan candidato a través de la publicidad, deben estar perplejos, al ver tantas bondades en los avisos, tantas dudas en la realidad, tanta propaganda sucia y tanto desconcierto.

A Marta Lucia, nos la venden como una pobre niña que ha tenido que luchar contra todo. De Clarita, ponderan su gran brillantez, opacada solo por sus fugaces amores con Uribe. A Peñalosa, como si nunca hubiera colocado un bolardo. Y a Santos, como el gran realizador.

Leer más »

Atizando el odio

¿Por qué se odian?, pregunta Vicky Dávila en su libro: Enemigos. Se Trata de una serie de testimonios de los principales personajes de una pelea que nadie ha podido entender, porque tradicionalmente cuando un presidente salía del palacio, se resignaba a un discreto silencio, respetaba a su sucesor y lo dejaba gobernar. Esa hidalguía desapareció el 7 de agosto de 2010, cuando Uribe tuvo que abandonar el “solio de Bolívar” para dedicarse a otras “ubérrimas”, actividades. Santos, como todo nuevo gobernante, llegó con sus ideas y su cuadrilla a imponer un nuevo orden y un esquema que acabara con las desigualdades, la pobreza, las camarillas, el aprovechamiento del mandato y tantas deformidades que veníamos soportando. Esas realidades, nos llevan a analizar las razones por las cuales el odio se haya aposentado en esta nación, que soporta desde hace medio siglo ...

Leer más »

Colombia 32 Petro 1

Como explican los “dos chifladitos”: “la gente sigue diciendo que tú y yo estamos locos Lucas”. Es cierto. Imposible entender cómo, con un marcador de 32-1 a favor de Colombia, hemos perdido, por la actuación discutible, dudosa y extraña, de un Juez de Tierras del Tribunal Superior de Bogotá. Incomprensibles las diferencias de opinión de tantos jueces que estuvieron en la “jugada”.

Leer más »

Más ideas, menos camorra

Cuando se escuchan los balances de las realizaciones del gobierno durante estos primeros cuatro años, podemos decir que los árboles no dejan ver el bosque, o como se lo afirmó el Presidente Santos a Vicky Dávila: “hemos hecho tantas cosas, que como reza el dicho popular: el que mucho abarca poco aprieta”.

Leer más »

BLANCO Y NEGRO

Pisadestacada

Por: Gabriel Ortiz Y sucedió lo que tenía que suceder: la prueba Pisa que evalúa la preparación internacional de estudiantes, tomo primera fila en la politiquería que avanza en el país para escoger el nuevo Presidente. A Colombia le fue mal, muy mal. Quedamos de últimos. Las preguntas a que se sometieron los evaluados, son dudosas, pero dejan en claro que estamos preparando mal a nuestras generaciones, por ello el error de meter este cuestionamiento en el actual debate político, para desacreditar al actual gobierno.

Leer más »

El entonces alcalde

Gustavo_Petro

Por: Gabriel Ortiz

Cayó el telón del entonces alcalde Petro, después de dos largos años de un desastroso gobierno que casi acaba con la capital del país, con la justicia colombiana a la que enfrascó en un laberinto, con un movimiento político joven y prometedor, y con toda suerte de esperanzas ciudadanas.

Leer más »