Análisis y Respuestas

El periodismo y los momentos de crisis.

«Yo no dejaría que se le dispare a una persona por el hecho de que el agresor quiera aprovecharse de la presencia de una cámara»: Evaristo Canete, camarógrafo.

En el marco del Día del Periodista, las Escuelas de Postgrados y de Comunicación  Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda, en asocio con el Círculo de Periodistas de Bogotá, realizaron los conversatorios: Periodismo y los momentos de crisis y el  camarógrafo como transmisor de mensajes a través de la imagen. Estudiantes, periodistas y camarógrafos de diferentes medios de comunicación del país, tuvieron la oportunidad de intercambiar opiniones y experiencias vividas con tres invitados especiales: Evaristo Cañete, camarógrafo, y los periodistas Liliana González Ramírez y Pablo Enrique Sánchez.

Evaristo Cañete tiene una amplia trayectoria en la televisión es­pañola. Recientemente se pensionó, no sin antes dejar los testimonios gráficos de las guerras del Golfo y los Balcanes, los genocidios de Ruanda, Argelia, India e Irak, los conflictos en Nicaragua, Sudáfrica, Uganda, Tailandia, Las Malvinas y Líbano, así como hechos cruciales registrados en Colombia: la toma del Palacio de Justicia, la erupción del nevado del Ruiz y la visita del Papa Juan Pablo II. Pablo Enrique Sánchez, con especializaciones en periodismo, historia y administración de negocios, es responsable de la información periodística en la Casa Blanca, el Congreso, el Pentágono, el Departamento de Estado y Agencias Federales en Washington para la cadena Univisión, donde fue productor del programa «Temas y Debates». Liliana González Ramírez es corresponsal de CNN en Español Radio en la Casa Blanca, de agencias federales y organizaciones multilaterales; ex jefe de información del Diario de Monterrey (México) y profesora de periodis­mo en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de la misma ciudad.

La jornada contó con la moderación de Ana Cristina Navarro, periodista colombiana, miembro del jurado Premios CPB 2009, con amplia experiencia en el cubrimiento de conflictos tanto en el país como en el exte­rior; Francisco Muñoz, gerente de Televideo y Gilberto Castellanos, secretario de Informa­ción y Prensa del CPB, quienes cumplieron el encargo de abrir el espacio a la discusión de los diversos temas: Cómo cubrir conflictos armados, Errores que se cometen en el cubrimiento de éstos, Cómo blindarse para no tomar partido en medio del conflicto y buscar siempre la verdad, Cómo deben ser las relaciones entre el periodista y la fuente.

Rol del camarógrafo

Evaristo Canete confesó de entrada: «Lo mío no es hablar sino estar detrás de cámara; pero me siento muy complacido de venir a Bogotá para hacer entrega del Premio CPB al mejor camarógrafo y compartir con los estudiantes de la Universidad Sergio Arboleda en este acto». Se refirió en términos muy sencillos a su oficio y destacó que  no existe un perfil definido del camarógrafo, una profesión en que le ha tocado  cubrir guerras, actividades políticas, deportivas y eventos sociales «Un camarógrafo debe hacer de todo, aunque no estoy en contra de la especialización. El perfil es que sepa mirar hacia adelante y encuadrar  la toma». Recalcó que así como en la televisión es muy importante la labor del periodista, también lo es la del realizador, el sonidista  y el camarógrafo.»En mi caso he sabido aprovechar todas las oportunidades  y aunque la técnica es fundamental hoy la tarea es más fácil, pues las cámaras son automáticas. Sin embargo, es vital estar al día en conocimientos y trabajar en equipo».

Evaristo Canete, camarógrafo.

Evaristo Canete, camarógrafo.

Para Evaristo lo importante entre el camarógrafo y el periodista  es la convivencia. Uno se acomoda más al periodista por su calidez humana  y que en el momento de convivir» ni te llore ni te ría», que se complemente. Finalmente, expresó que dentro de su profesión «hay limitaciones que te impone tu propia ética». Por ejemplo, yo no dejaría que dispare a una persona por el hecho de que el agresor quiera aprovecharse  de la presencia de una cámara.Yo apagaría la cámara».

Tanto la  presidenta del CPB, Maura Achury, como los moderadores  Cristina  Navarro y Francisco Muñoz, coincidieron en la necesidad de valorar  la tarea que cumplen los camarógrafos y que hagan  parte del gremio de los periodistas. Instaron a los jóvenes estudiantes a especializarse, a estudiar, pues no se puede dejar de lado la tecnología, a informarse y  participar de charlas y encuentros  que sirvan para el crecimiento personal y profesional.

Ana Cristina Navarro destacó que Evaristo, con quien ha trabajado en múltiples oportunidades, tiene sensibilidad y respeto por las ‘  personas ; sabe cuál es el enfoque, el encuadre. Y es que la función del camarógrafo lundamentalmente es «mirar”. El periodista de televisión, agregó, valora   mucho al camarógrafo, ya que por más que uno sepa, que haya investigado, sin una buena imagen es difícil contar una bue­na historia.»

Al final dejó tres consejos para la nueva generación de periodistas y camarógrafos: Las noticias no se montan, no se construyen; hay que ser honestos; hay que arriesgarse, pero no la vida; ser valientes, pero con límites. En esta profesión la TV es un medio de emociones y se debe respetar a las personas.

Francisco Muñoz, a su turno, dijo: «Se tiene que gozar lo que se hace; hay que sentirse camarógrafo profesional; enterarse e informarse; ver televisión, leer periódicos, revistas y estar técnicamente preparado».

En busca de la verdad

En torno al conversatorio «El papel del periodista en momentos de crisis», se hizo un análisis acerca del tratamiento periodístico que debe darse a los conflictos armados y las pautas para desarrollar un trabajo en medio de la guerra. Indudablemente, uno de los temas en los cuales más se centró la discusión fue acerca de cómo blindarse para evitar tomar partido en medio del conflicto y buscar siempre la verdad. Al respecto, Pablo Enrique Sánchez sostuvo que el periodista tiene que ser objetivo al máximo  y no debe involucrarse en ningún aspecto de la nota. Debe ser un observador Para Liliana González Ramírez,»los periodistas no somos la noticia, somos el vehículo, eso es lo que hay que tener en mente». Para hacer que la historia sea creíble hay que conseguir la mayor información posible de los bandos involucrados; luego, no se puede impedir que el periodista la pida a todos los actores; sin embargo, hay que      sacrificar la inmediatez de la noticia en aras de la credibilidad.

El periodista Hollman Morris, envuelto en una controversia por el hecho de haberse encontrado en el sitio de entrega de cuatro miembros de las Fueras Armadas, a donde no había sido convocada la prensa, defendió su punto de vista apoyado en que son otras las condiciones que enfrenta el periodista independiente.»Mi caso es diferente, argumentó, pues Contravía (órgano que dirige) es producido por cuatro personas. Allí tenemos en claro dar prioridad a la voz de las víctimas; creemos que la primera forma de combatir la barbarie es mostrarla y estar en el terreno, sumergirnos en la zona del conflicto nos va dando las características de los grupos armados». Recordó que la prensa mundial hoy se refiere a cómo nos embarcamos en la guerra de Irak y denuncian el gran montaje que tanto le ha costado a la humanidad en derechos civiles. La globalización ha ayudado al periodismo a que tenga vía libre o se presta para atacar a la misma prensa. En el plano nacional, hoy el debate debería ser de un gremio unido para que al periodista no se le pueda estigmatizar por el sólo hecho de entrevistar. Pero, por lo contrario; el debate es por lo que dejó de hacer.

Pablo Enrique Sánchez discrepó de los argumentos de Morris y señaló que asumir la voz de las víctimas es decir qué está pasando con las víctimas. El periodista debe ir como observador y no como  su voz. Más adelante se refirió a los cambios que se produjeron en el periodismo a partir del 11 de septiembre en los Estados Unidos (ataque a las torres gemelas) cuando hubo una serie de medidas; algo así como una «intimidación». Sin embargo, observó que en la cobertura     la postinvasión los periodistas han recobrado la libertad y mostrado la dimensión humana de la guerra, que es lo que le interesa a la gente.  Hoy hablamos de cómo usar la información. Estamos en un paradigma de la informática que no sabemos dónde irá a parar ¿Qué va a pasar? ¿Va a haber una reacción del público? ¿La gente no quiere noticias  sino entretenimiento?

Por su parte, Lilianam González Ramírez expresó que en cuanto a las fuentes no hay que estar ni muy cerca ni muy lejos, andar con cautela. Con la globalización no hay excusa y todos pueden acceder a la información. Cada uno tiene la responsabilidad de estar bien informado. Aunque   discrepó de Morris, también señaló que un periodista no se le puede descalificar sino se tienen los elementos para hacerlo.

El periodista no debe ser garante

Pablo Enrique Sánchez, como para Lilia González Ramírez, los periodistas no deberían ir como garantes (a la entrega de secuestrados), pues no se pueden ejercer dos actividades. Hay una forma de manejar esta situación: que la entrega se haga con garantes y que asista toda la prensa.

Pablo Enrique Sánchez, Periodista.

Pablo Enrique Sánchez, Periodista.

Los invitados se refirieron a los métodos que se emplean para cubrir los conflictos armados. Para Hollman, lo primero es contactar las organizaciones de campesinos o  sociales que conocen la zona; entrar con personas a la región y hacer contacto con algunos de los actores. Antes de ir hay que verificar qué grupos operan en el área, qué organizaciones civiles hay, revisar las vías de acceso (en nuestro país las vías y corredores de acceso). Sánchez, se identificó con Morris y añadió que hoy es una tarea más fácil que hace 30 años; hay organismos internacionales, embajadas, actores de los diversos bandos; se hace el plan de a quién se va a entrevistar, se analizan los elementos verdaderos, otros que no lo son y finalmente una valoración. «Hay también diferencias, Hollman Morris trabaja para él. En mi caso tengo que convencer a mi director y estoy bajo la presión del tiempo y los recursos. Por lo demás, hay que em­paparse del tema a través de la Internet y otras fuentes, y debe haber alguien que conozca, además de la zona, el idioma local».

A la pregunta «¿Cómo hacer para que como periodista me respeten todas las fuentes?» Sánchez, respondió que eso es una utopía. En Estados Unidos el periodista se hace; no hay reemplazo para la experiencia. González, complementó con que es difícil mantener a todo el mundo contento. Siempre hay que hacer historias balanceadas; no aceptar regalos, respetar el tipo de registro, ganarse la confianza, y mantener las distancias.

Liliana González Ramírez, Corresponsal de CNN.

Liliana González Ramírez, Corresponsal de CNN.

Convenio programas de especialización

Jorge Arturo Salazar, director de Postgrados en Comunicación Social y Periodismo, aprovechando la celebración del Día del Periodista en Colombia, dio a conocer la apertura de tres programas de especialización en comunicación y periodismo en la Universidad Sergio Arboleda. Se trata de: Comunicación Multimedia, para formar profesionales con capacidad de desarrollar proyectos digitales aplicados al entorno social de la comunicación; Periodismo Político y Económico en el que el periodista adquiera los conocimientos y las técnicas para la búsqueda y tratamiento de esta información tan vital en un mundo globalizado, estratégica, orientada a definir líneas, los criterios y protocolos que respondan  al fortalecimiento de la organización con el fin de mejorar sus procesos, generar negocios, potenciar  ideas institucionales y la marca hacia sus públicos y los mercados globales modernos y competitivos.

(Tomado de la revista Arbolea).

Acerca Ver Bien Magazín

Ver Bien Magazín
Somos un magazin quincenal con noticias variadas y positivas, que nos ayuden a conseguir un mejor entorno, a ver la vida de manera más positiva, y a construir un mejor mañana. Trabajamos con respeto, independencia y capacidad crítica, sin filiación religiosa ni política. Sin distingos de clase social ni raza. Nuestros únicos credos son: la vida sana, un futuro mejor para nuestros hijos y generar conciencia colectiva con este país, hermoso, llamado Colombia.