A veces, ¡los numeritos engañan!

La atípica temporada del béisbol de las Grandes Ligas del 2020, dejó sinsabores deportivos, económicos y espirituales. Sin embargo, los numeritos en los apenas 60 partidos de la campaña, no fueron lo suficientemente convincentes.

Mets de Nueva York (Imagen: Pitcheso Salvajes- VBM).

La atípica temporada del béisbol de las Grandes Ligas del 2020 dejó un balance desconsolador, desde los puntos de vista deportivo, económico y hasta espiritual, habida cuenta todos los sinsabores que produjo el contagio del Covid-19, que no dejó títere con cabeza en ningún punto de la tierra.

Inmensas pérdidas económicas para el deporte mundial, pues muchos eventos tuvieron que desarrollarse sin asistencia de aficionados; desde el  punto de vista deportivo, porque la mayoría de los atletas, y en el caso específico del béisbol, cuando estaban tomando el ‘’calor’’ del juego, se apagó la llama de la contienda; y desde la mirada espiritual, muchos deportistas se quedaron con las ganas de mostrar sus condiciones, su talento y su capacidad de juego.

Eso es apenas para señalar el aperitivo que indigestó al deporte, en muchas disciplinas, en donde el béisbol no fue la excepción, porque los cientos de miles de millones de dólares que perdieron las 30 novenas de la Gran Carpa, ante la ausencia de los seguidores de los equipos, todavía no se ha podido sumar, porque al concluir la contabilidad en los ingresos y los egresos, sería para sentarnos a llorar.

Mets vs. Medias Rojas

En cambio, desde el punto de vista meramente deportivo, hay que hacer un balance que no deja bien sentada la valoración que se pueda hacer de los numeritos de la campaña, analizándolos desde el punto de los resultados en apenas 60 partidos para cada uno de los clubes, que ciertamente no fueron determinantes ni convincentes.

Si las estadísticas fuesen tan ciertas como se muestran los fríos números, habría que señalar que la disputa del título del año en cuanto a la ofensiva se refiere, hubiese estado a cargo de los Mets de Nueva York, por la Liga Nacional, y los Medias Rojas de Boston, por la Liga Americana.

Medias Rojas de Boston (Imagen: Getty Images-VBM).

Los pupilos del estratega dominicano Luis Rojas ocuparon la primera casilla a la ofensiva con promedio de 272, un guarismo muy bueno por donde se le mire; superando sin discusión alguna a los Bravos de Atlanta, que fueron segundos en el Viejo Circuito, con bateo de 268.

Los Medias Rojas, en la Americana, se hicieron sentir, al poder acumular 265 de promedio con el uso del bate, el mejor club del circuito, escoltados por los Medias Blancas de Chicago, que compilaron promedio de 261 con el madero.

Ofensivamente hablando, los Mets y los Medias Rojas debieron disputar la Serie Mundial. Pero no ocurrió así.

En esas estadísticas, las ofensivas, los Rayas de Tampa, que jugaron por la Liga Americana en la Serie Mundial, ocuparon la vigésima casilla con 238 de promedio; en tanto que los Dodgers de Los Ángeles, representando a la Liga Nacional y ganadores del Clásico de Otoño, se adueñaron de la undécima posición, al obtener 256 de promedio.

La tabla a la ofensiva de la Gran Carpa quedó en poder de los Mets, seguidos por los Bravos y luego los Medias Rojas. Después aparecen, los Nacionales de Washington, en la cuarta casilla, con 264; y en la quinta posición, los Gigantes de San Francisco, con 263 con el bate.

Otras estadísticas

Observando los números de la atípica campaña, digamos que los Bravos vuelven a estar en el panorama de los mejores equipos, con 338 carreras remolcadas, escoltados por los Dodgers, que sumaron 327 anotaciones; para hacer el uno-dos por la Liga Nacional, y la tercera casilla quedó en manos de los Padres de San Diego, con 312 carreras fletadas.

El primero en ese departamento en la Liga Americana, pero cuarto en las Grandes Ligas, es la novena de los Yanquis de Nueva York, compilando 301 carreras remolcadas; mientras que los Rayas de Tampa, que llegaron a la gran final del Clásico de Otoño, sumaron 274 carreras impulsadas, para quedarse en la decimatercera posición.

Detrás de los Yanquis y en la quinta casilla de la Gran Carpa, se ubicaron los Medias Blancas de Chicago, con 294 anotaciones.

Pero en tablazos de circuito completo, los Dodgers se adueñaron de la primera posición, al sacar fuera de los estadios 118 pelotas, y los Bravos fueron segundos con 103 cuadrangulares, para ser los dos primeros equipos en las Grandes Ligas, ambos por la Liga Nacional.

Los Medias Blancas fueron terceros, para ser los primeros de la Liga Americana, con 96 cuadrangulares; los Padres, por la Liga Nacional, con 95, fueron cuartos; y los Yanquis, quintos, con 94 estacazos de vuelta completa.

¿Y saben qué? Los Rayas fueron decimocuartos en jonrones, al despachar apenas 80 “bambinazos” en la brevísima campaña.

Con mejores brazos

Pero a cambio de mejor promedio ofensivo, de más carreras impulsadas y de cuadrangulares despachados, los mejores brazos de la contienda 2020, estuvieron en las toldas de los Dodgers, en la Liga Nacional de las Grandes Ligas, que ganaron 43 partidos y perdieron 17 juegos, con 3.02 de efectividad.

Los Rayas exhibieron el segundo mejor guarismo en la tabla de los lanzadores, por la Liga Americana y terceros en la Gran Carpa, al conseguir 40 triunfos y 20 derrotas, con 3.56 carreras limpias por juego. La primera posición en el circuito fue para los Indios de Cleveland, con 35 ganados y 25 perdidos, y 3.29 de efectividad.

Por efectividad de sus lanzadores, la cuarta posición en las Grandes Ligas, quedó en poder de los Mellizos de Minnesota, con 36 y 24, y 3.58 carreras limpias por partido; y la quinta casilla fue para los Atléticos de Oakland, con 36 ganados y 24 perdidos, y 3.77 carreras limpias por juego.

Para los expertos, por muchas consideraciones especiales, señalan que a veces los numeritos del béisbol engañan. Así de sencillo y así de franco.

En el departamento de bateadores abanicando la brisa, en las cinco primeras posiciones no aparecen ni los Dodgers, los actuales campeones de la Liga Nacional y de la Serie Mundial; ni los Rayas, los flamantes monarcas de la Liga Americana y retadores de la corona de Otoño, pese a la calidad de sus grupos de serpentineros.

Con 621 bateadores abanicados aparecen los Indios, líderes tanto de la Liga Americana como de las Grandes Ligas; la segunda posición es para los Rojos de Cincinnati, con 615 ponches propinados; con 614 bateadores liquidados por la vía de los buenos lanzamientos, están ocupando la tercera casilla los Cerveceros de Milwaukee; la cuarta posición es para los Mets, con 574 abanicados; y la quinta quedó en manos de los Padres, con 565 ponches propinados.

Lo que viene

Dave Roberts (Imagen: County Register-VBM).

Dave Roberts y sus Dodgers están pensando en que pueden repetir, por lo menos, en disputar la Serie Mundial de este 2021, en consideración a que su núcleo de jugadores cuentan con la fortaleza necesaria para estar en la contienda de los seis grandes de la Liga Nacional. Tiene además la novena el handicap de ser, por el momento, el único equipo que tiene a su favor el pronóstico de poder superar las 100 victorias en la campaña.

Sin embargo, los Rayas y su estratega Kevin Cash, no la tienen tan fácil para la temporada que está a un mes de inaugurarse, porque si bien están bien clasificados por lo menos en su división Este de la Liga Americana, las aspiraciones de otras cuatro o cinco novenas, incluyendo desde luego a los Yanquis y su capataz Aaron Boone, sus cotizados rivales de grupo; y podrían estar en la mira para jugársela el todo por el todo, los Azulejos de Toronto, que están divisando con optimismo la campaña de este año, si las cosas se dan como lo han estado planeando.

Lo que viene, no hay duda de ello, es una temporada con todas las de la ley, con los 162 desafíos para cada novena, con la reapertura de los estadios, al comienzo, con una asistencia apenas aceptable, de acuerdo con la capacidad de cada escenario, cuyo apoyo anímico para los peloteros es sinceramente vital, y seguramente con ocupación total hacia la fase final de la campaña; con el Juego de Estrellas, a mitad de año; con la ceremonia de ingreso de los nuevos miembros del Salón de la Fama en julio venidero, en fin, con un béisbol como se acostumbra a desarrollarse en la Gran Carpa.

La variante más importante, en nuestra humilde opinión, es aceptar que en los desafíos en donde concluyan igualados en el tablero los nueve episodios, a partir del décimo acto, se abre con posición anotadora, corredor en la segunda base, hasta cuando se decida el partido. Esto, de acuerdo con la propuesta, es para reducir el tiempo de juego y evitar la prolongación de los capítulos de los encuentros.

Si los numeritos se tomaran como ciertos, no habría tantas incógnitas por resolver, si se les tiene como parámetro las actuaciones de las novenas en la atípica campaña 2020, entre ellas, ¿Por qué los Bravos no llegaron a la Serie Mundial? ¿Por qué los Medias Rojas se quedaron por fuera de cualquiera opción de ir al Clásico de Otoño? ¿Por qué los Indios de Cleveland no fueron ganadores para ir a la Cita de Octubre? ¿Por qué llegaron tan lejos los Rayas de Tampa? Es por todas estas inquietudes que a veces, a veces, los numeritos engañan.

Bueno, finalmente, habrá béisbol de las Grandes Ligas desde el próximo 1o. de abril, con una primera fecha de 15 partidos, con la participación de todas las novenas, y de acuerdo con los expertos, la temporada de este 2021, hará olvidar los sinsabores de la pasada campaña, en donde finalmente y en medio de tantos obstáculos, hubo mini-temporada, postemporada y también, Serie Mundial, con una buena final entre los Dodgers, que ganaron la corona, y los Rayas.

Acerca Antonio Andraus