Nací, Conservador, soy Conservador y moriré Conservador.

Por: Hugo Artunduaga Salas

Nací, Conservador, soy Conservador y moriré Conservador. Pero, no comparto y tengo reparos al manejo y orientación que se le está dando al Partido.

En consecuencia, pienso y propongo: Hay que actuar en el marco de la unidad, más no de la uniformidad. Unidad: en los principios, doctrina, filosofía, orden, libertad. Si tememos principios, hay doctrina.

Si tenemos doctrina, contamos con filosofía. Al tener filosofía, nos enmarcamos al orden. El orden, nos lleva a la libertad. Con todo esto organizado, armamos programas y desarrollados; estimulamos el emprendimiento, dandole alternativas serias a la juventud, dentro una colectividad, con pensamiento abierto, pluralista, con bases sólidas, pero moderna y futurista. Si presentamos al país un partido organizado, con propuestas y programas , seremos, una alternativa real de poder. Abierto a tendencias de centro-derecha.

Un partido político, es una empresa, por lo tanto requiere de una junta DIRECTIVA, si, y con mayúscula, porque su responsabilidad es grande para con sus militantes en particular y con los colombianos en general. Esta Directiva, debe nombrar un Gerente, un timonel, que ejecute las directrices emanadas de esta.!

Para fortuna del Conservatismo, entre sus militantes, hay gente con valores indiscutibles, en quienes se le pueden confiar tan alta misión. La directiva no debe ser numerosa, siendo representativa, en género y regiones, se hace la tarea.

 

Acerca Hugo Artunduaga

Hugo Artunduaga
A esta edad no hay hoja de vida, solo queda un recordatorio.